jueves, 19 de abril de 2012

Un agujero que no se olvida

Zigic, tras el agarrón de Juanito en semifinales de la UEL 2009/10 / EFE
Quiero empezar este texto dándole un estruendoso e irónico aplauso a la lumbrera que decidió programar los dos partidos de ida de semifinales de la Europa League a la misma hora y el mismo día, privando, de esta manera, a los aficionados del país con tres representantes en la competición (y a todo el mundo que así lo desee) el hecho de poder disfrutar de ambos encuentros uno tras otro. Sin duda, una manera paupérrima de ‘vender’ una de las mejores ediciones de la Europa League de los últimos años. Este error de organización es un menosprecio que no ayuda a que los equipos participantes en años posteriores se la tomen excesivamente en serio (como el Udinese en esta edición, que en la fase de grupos jugó con los teóricos suplentes).
Reivindicaciones y protestas aparte, una nueva fiesta del fútbol español está servida. Un tópico quizás algo aburrido, pero adecuado para describir esta penúltima ronda de la Europa League 2011/12.
La semifinal más bonita será la de que disputarán Valencia y Atlético de Madrid. No porque sean mejores equipos que Athletic o Sporting de Lisboa, sino porque el precedente marcado por ambos conjuntos en la misma ronda de esta competición en la temporada 2009/10. Aquel título lo acabaría ganando el club colchonero, después de que en el encuentro de vuelta de semifinales disputado en el Vicente Calderón Juanito agarraraclaramente a Zigic en el área después de un centro desde la izquierda, provocando el desgarro del tejido de la camiseta del serbio. Un boquete que aún perdura en la memoria de la parroquia valencianista y que no evoca otra cosa que ganas de revancha. Este aliciente es un condimento más para un duelo táctico sabroso, cuya punta del iceberg, como siempre, es el gol y los jugadores que los marcan. En este caso, Falcao para el Atlético y Soldado para el Valencia. Los precedentes en la Liga BBVA no han sido beneficiosos para los de Simeone, que perdieron en Mestalla y empataron a cero en casa, pero lo bueno para ellos es que poco o nada tendrá que ver esta eliminatoria con dichos partidos. No obstante, el componente emocional arrastrado desde las semifinales de hace dos años, el hecho de jugar la vuelta como local y la mejor posición liguera dan al Valencia el papel de favorito para pasar a la final.
Por otra parte, y hablando de favoritos, el máximo aspirante para alzarse con el título, el Athletic de Bilbao, tendrá un complicado examen en Lisboa ante el Sporting de dos viejos conocidos de la afición española: Diego Capel y Matías Fernández. Difícil, más que por el equipo portugués en sí, porque los de Marcelo Bielsa tienen que ofrecer su versión de la Europa League, es decir, la mejor, y no la de la liga, donde se están mostrando irregulares y en cada jornada dan preocupantes muestras de cansancio, ahora que ha llegado el tramo más importante de la temporada. A todo esto hay que añadir la baja de Javi Martínez para este partido por sanción y la duda de Muniain, cuyo ojo izquierdo puede impedirle jugar hoy. Sin duda, sería un gran contratiempo para el Athletic, aunque casi es preferible no forzar esta noche y estar disponible y al 100% para la vuelta. El Sporting es un equipo peligroso, pero el precioso fútbol practicado por los vascos y la trayectoria en esta competición es tan soberbia (Manchester Utd. y Schalke 04, entre otros, pueden corroborarlo) que parece impensable que el club lisboeta pueda ser un obstáculo serio en el camino de los leones hacia la final de Bucarest.
Así pues, solo queda desearles suerte a los tres equipos y desear que sean dos de ellos los que se disputen el título el próximo 9 de mayo en el flamante Estadio Nacional de la capital rumana.

No hay comentarios :

Publicar un comentario