miércoles, 18 de abril de 2012

Penúltimo asalto hacia la gloria europea

Andrés Iniesta celebrando el gol ante el Chelsea en 2009 / ABC.es
Llegaron las semifinales a Can Barça. Los de Pep Guardiola se enfrentarán esta noche a uno de sus archienemigos europeos. El Chelsea recibe en Stamford Bridge a un FC Barcelona que en esta semana, al igual que el Real Madrid, puede pasar de estar al alcance de todo, a no conseguir absolutamente nada. Con el clásico de la liga acechando este fin de semana, el equipo blaugrana abordará el encuentro en Londres con la mentalidad puesta en una posible temporada en blanco.

Sin duda, ese no sería un premio merecido a una temporada que ha rozado la perfección y que tan solo un Madrid de récord ha conseguido eclipsar con unos números dignos de mención. Esta noche el Barça va a tener enfrente a uno de los rivales que más 'guerra' les ha dado a lo largo de los últimos años. Todos recordamos el partido del "Iniestazo" que tanto indignó a Hiddink, técnico del Chelsea en aquel partido, y a sus jugadores: Drogba, Ballack, Terry, etc. El desastroso arbitraje del noruego Ovrebo, que en aquella noche amargó las ilusiones de muchos londinenses, es y será recordado siempre por la afición del equipo del oeste de Londres y, a su vez, por Jose Mourinho y gran parte de la afición del Real Madrid para restar valor a la Champions conseguida por el Barça en la temporada 2008/09.
Ambos conjuntos saltarán al terreno de juego con sus mejores armas. Los blues tan solo tendrán la baja de uno de sus defensas titulares, David Luiz, que se lesionó en el partido de FA Cup ante el Tottenham  y que no ha llegado al gran partido de Champions de hoy. En contraposición, recuperarán a uno de los laterales con mayor proyección de la Premier League, Ivanovic, que, muy probablemente, ocupará esta noche la posición de central que deja vacante el ex del Benfica. El conjunto culé recupera en su lista de convocados a Ibrahim Afellay y a Seydou Keita, que vuelven después de superar sus respectivas lesiones. La inclusión de ambos provoca que Guardiola deba descartar a cuatro de sus hombres. Con todo ello, los onces con los que cada equipo saltará al rectángulo de juego son aún una incógnita.
Roberto Di Matteo deberá reflexionar mucho acerca de su equipo de gala, ya que enfrente tendrá al peor enemigo que puede echarse a la cara. Un pase a la final de Múnich podrá maquillar una temporada bastante gris en la que la liga ya es un trofeo inalcanzable. Drogba o Torres, Mikel o Essien, Kalou o Meirelles, Cahill o Ivanovic, son algunas de las dudas que a pocas horas del comienzo del partido pueden danzar por su cabeza. Por su parte, Guardiola deberá plantear un partido no muy diferente a lo que viene haciendo durante tanto tiempo. La posesión del balón es su mejor baza y enfrente tendrá a un Chelsea que en absoluto le rebatirá ese aspecto del juego, ya que depositará en las contras su única esperanza.
Vuelven las noches de Champions, vuelve la esencia futbolística en todo su esplendor. Estos momentos son los que engrandecen este deporte. Tras el encuentro de hoy veremos las sensaciones con las que el conjunto blaugrana llegará al clásico y cómo de tocados quedan FC Barcelona y Chelsea de cara al partido de vuelta en el Nou Camp. El espectáculo está servido y una final española es el premio justo a un año redondo.

No hay comentarios :

Publicar un comentario