lunes, 9 de abril de 2012

El más listo de la clase

Unai Emery da instrucciones durante el partido / REUTERS
El Valencia se empeñó ayer, en su visita al Santiago Bernabéu, en apretar un poco más la cabeza de la clasificación de la Liga BBVA, en la que el Real Madrid disfruta ya solo de cuatro puntos de ventaja con respecto al FC Barcelona a falta de siete partidos para el final del campeonato.
Sin duda, el empate a cero final es totalmente engañoso para los que no tuvieron la suerte de poder ver el partido, ya que ambos equipos disfrutaron de clarísimas ocasiones de gol para abrir el marcador. Uno de los motivos de que el resultado acabara en empate, y aunque son los jugadores y sus acciones los que decantan los partidos de un lado u otro, como las paradas de Guaita y Casillas ayer, fue la estrategia del técnico más infravalorado del fútbol español, que no es otro que Unai Emery.
El vasco, entrenador metódico y cuidadoso como pocos, llegó a Madrid con la idea clara de anular al motor del equipo de Jose Mourinho: Xabi Alonso. Para ello, Unai prescindió de Jonas en el once inicial y dio entrada Parejo, Tino Costa y Topal para poblar el centro del campo y obstaculizar la salida de balón del Madrid, dejando el peso a Khedira. A pesar de ello, el Madrid es un equipo tan acostumbrado a descargar su furia goleadora sobre sus rivales que las ocasiones para el líder se fueron sucediendo, lo que llevó a que el partido se convirtiera en un intercambio de golpes constantes.
Mourinho respondió a esto en el descanso metiendo más nervio y velocidad, dando entrada a Di María y quitando a un desaparecido Higuaín. El ‘fideo’ asumió la responsabilidad desde el principio y la primera pelota que tocó la usó para dejar solo a Cristiano Ronaldo ante Guaita, que resolvió la situación despejando el remate del portugués a córner. A pesar de disfrutar de bastantes ocasiones claras de gol, se vio un Madrid precipitado en la elaboración, angustiado por la ‘ausencia’ de Xabi Alonso y la no comparecencia en el campo (gracias a Mou) de un jugador de similares características como es Granero. Esto, unido al sistema de ayudas defensivas constantes ideado por Emery, hizo que el Madrid explotara el contraataque y los disparos desde fuera del área, desechando el ataque posicional y facilitando un poco más el trabajo de Guaita, que aun así tuvo una actuación portentosa, similar a la de Javi Varas en el Camp Nou esta misma temporada.
En definitiva, y aparte de las conclusiones propias del partido en sí, creo firmemente que la afición valencianista debería pensárselo dos veces antes de sacar pañuelos en Mestalla por un empate de su equipo o una mala actuación. Tercero en Liga BBVA (no puede aspirar a más), semifinalista en Copa del Rey y en Europa League (esta todavía por jugarse) es una temporada notable para un equipo que año a año se reinventa después de vender a sus mejores jugadores. Un ejercicio de reflexión para valorar el trabajo realizado es necesario, ya que es difícil de comprender que Emery esté tan bien considerado fuera de Valencia y menospreciado dentro de la propia ciudad.

2 comentarios :

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo. Emery es, muy posiblemente, el entrenador menos valorado de este país por su afición. Es sabido por todos que la afición de Mestalla siempre ha sido muy exigente con los suyos, negándoles su apoyo en muchos momentos a lo largo de su historia. Pero en el caso de Unai Emery se confunde y mucho. El técnico vasco se está marcando una temporada de 10 en la que, además, está teniendo que ir a remolque durante momentos clave de la temporada.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo, el día que les pongan a cualquier inútil se darán cuenta del mérito del vasco

    ResponderEliminar