martes, 3 de abril de 2012

Cuando no hay margen de error

Nesta realiza una entrada a Messi en la ida / 20minutos.es
Esta Champions sobrevalorada (el Madrid podría plantarse en semifinales sin haber disputado aún un partido serio) alcanza ya sus episodios finales y el FC Barcelona se enfrenta esta noche al Milán en el partido de vuelta de la eliminatoria de cuartos de final más abierta  e igualada. Si bien el conjunto blaugrana siempre es favorito, no convendría subestimar al combinado italiano que llega a estas alturas de temporada rayando a un gran nivel.
A diferencia de otros contertulios con los que he intercambiado opiniones, yo vi un gran partido de fútbol en San Siro. Dos estilos de juego antagónicos que nos ofrecieron una bonita lucha con alternativas en ambas áreas que no fue reconocida con el premio del gol. Bien es cierto que la estratagema del césped no estuvo a la altura de las circunstancias, mas, en ocasiones, tal coyuntura contribuyó a aumentar el espectáculo, rebajando al fútbol a un terreno de lucha cuerpo a cuerpo, donde la calidad individual deja paso al coraje y al pundonor. Sin embargo, no sin razón, el FC Barcelona manifestó formalmente su descontento con el estado del verde ante la UEFA.
La lucha ya ha comenzado desde los mismos banquillos. El AC Milán, actual líder de la Serie A, afronta el partido de vuelta con confianza, sabedor de sus posibilidades. Allegri ha afirmado que el Barça llega en un nivel óptimo y que el partido será muy igualado. Por su parte, Guardiola ha manifestado que tiene claro que el Milán marcará algún gol, por lo que han de ser capaces de crear muchas ocasiones de gol, sabiendo que el equipo rossonero sabe defenderse muy bien.
A priori, el Barça es superior a la escuadra italiana. Sin embargo, con jugadores como Boateng (recuperado de la lesión que le impidió participar en el partido de ida), Seedorf, Pato (cuya participación en el partido aún es dudosa) y, por encima de todos, Zlatan Ibrahimovic; cualquier cosa puede pasar. El ariete sueco está disfrutando de sus mejores meses como jugador de fútbol, siendo el referente indiscutible de su equipo y logrando un gran número de goles, lo que le hace ser una firme amenaza para el arco de Víctor Valdés. Si Ibra tiene su noche, mucho me temo que el equipo culé tendrá que ver las semifinales por la televisión. Aunque no hay que olvidar que enfrente tendrá a Messi, sobre el que poco más podemos decir.
Se trata de la primera final de la temporada para el club azulgrana. Los de Pep no tienen margen de error. Más aún cuando el otro campo lo ocupa un conjunto italiano. Si los milanistas se adelantasen en el marcador la eliminatoria se pondría muy cuesta arriba. En juego está el seguir aspirando al celebérrimo triplete. Mientras, los demás no podemos hacer otra cosa que contar las horas para el partido.

No hay comentarios :

Publicar un comentario