miércoles, 25 de abril de 2012

90 minutos para borrar 10 años

Zidane en el gol que significó la novena Copa de Europa / Real Madrid
Llegó el día. El Real Madrid se juega esta noche en su estadio el sí o sí en Europa. No hay margen de error. El 2-1 de la ida pone las cosas difíciles a un equipo blanco que, tras la eliminación del FC Barcelona anoche, ve cómo, lejos de todo pronóstico, su principal rival se queda fuera de la final de Munich.
El miedo se nota. Son muchos los que hoy se han levantado con la sonrisa en la cara. Otros tantos, reticentes tras lo que ocurrió anoche en el Nou Camp. La posibilidad de que el pez “pequeño” se coma al pez grande está en el aire y la sensación de que, en otro año más, el Madrid no llegue a la final de Champions se respira en el ambiente. El Bayern viene con un resultado a favor que solo tienen que mantener. Es cierto que en noches como la de hoy las palabras de Juanito en las que aseguraba que “90 minuti en el Bernabeu son Molto longo”, cobran mayor fuerza. La afición ejercerá de jugador número 12 y el equipo alemán deberá hacer un muy buen trabajo para aguantar la renta que traen de casa. Con todo ello, a más de uno le viene a la cabeza la imagen de ver cómo el Chelsea se deshizo del equipo culé. Nadie lo esperaba y los de Pep están fuera.
Los alemanes tienen motivos suficientes para pensar en el pase. La final es en su casa y el resultado es a favor. Además de ello, el club ha decidido que jugadores históricos de su historia viajen a la capital de España. Rummenigge, Kahn, Effenberg o Beckenbauer son algunas de las personalidades que pueden narrar en la previa del encuentro aquellas noches europeas en las que el equipo teutón dejó a los blancos fuera.
Por su parte, los de Mourinho quieren culminar una temporada redonda. Sus números son estratosféricos, pero sin títulos los números no valen nada. Eso el portugués lo sabe y se lo hará saber a sus pupilos. La posibilidad de redondear una temporada de escándalo pasa por ganar hoy en el Bernabeu. Los blancos, sabedores de que ya no se verán las caras con el FC Barcelona en la final, ven el partido de esta noche como el escalón más difícil de subir de cara a levantar "la orejona". El equipo alemán se coloca, muy posiblemente, por detrás de los dos españoles como tercer mejor equipo del Viejo Continente.
Agresividad, colocación y precisión arriba es lo que tendrá que asegurar esta noche el equipo local. Si sabe manejar estos tres conceptos, será prácticamente imposible que se le escape la eliminatoria. A esto tendrá que sumarse la sangre fría de los apercibidos de cara a la final. Ramos, Coentrao, Higuaín y Alonso se perderían la tan ansiada final si viesen tarjeta amarilla. A excepción de Coentrao, la no presencia de los otros tres supondría un revés importante para su equipo. La dificultad de controlar la tensión en partidos como el que se vivirá en unas horas hace prever que alguno de los tres se perderá el partido de Munich, en caso de que el que pase sea el Madrid.
Las alineaciones parece que serán muy semejantes a las del partido de ida, con la duda de si Mou sacará a Coentrao o a Marcelo en el lateral izquierdo y si, en el conjunto bávaro, Muller será otra vez suplente o saldrá en detrimento de Bastian Schweinsteiger quien, tras la vuelta de su lesión no está al nivel que se le presupone. La suerte ya está echada y solo queda que el balón empiece a rodar. La Champions vuelve a Madrid para engalanar, esperemos, otra noche mágica del fútbol europeo que puede colocar, diez años después, al equipo blanco en el partido más trascendental del fútbol mundial.

No hay comentarios :

Publicar un comentario