viernes, 9 de marzo de 2012

Un rugido que hace temblar Europa

Los jugadores del Athletic celebran el gol de Llorente en Old Trafford / EFE
Había algo especial. No era el típico partido de ida de octavos de final de la Europa League. Desde el 16 de diciembre de 2011, día en el que se sortearon los dieciseisavos de final y los cruces posteriores, la posibilidad de que Athletic de Bilbao y Manchester United cruzaran su camino en esta competición se convirtió en deseo ferviente de la práctica totalidad de los aficionados al fútbol. Y así fue. El jueves, 8 de marzo del año 2012, ya está marcado como uno de los días más gloriosos de la historia reciente del equipo vasco como el día que tomaron Old Trafford.
Mentiría si dijera que durante los minutos previos al comienzo del partido no era partícipe de la emoción que en esos momentos podía llegar a sentir un hincha del Athletic. Y no era para menos. El encuentro destilaba magia, tradición y pureza en todas sus vertientes: clubes centenarios, fieles a su idiosincrasia como pocos, con dos leyendas en las filas inglesas (Giggs sobre el terreno de juego y Ferguson en el banquillo), ante un equipo que puede llegar a serlo si continúa en esta línea. Todo ello en el mejor de los escenarios posibles: el Teatro de los Sueños.
En medio de este aura casi onírica aparecieron ellos: Iraizoz, Iraola, San José, Javi Martínez, Aurtenetxe, Iturraspe, Ander Herrera, De Marcos, Muniain, Susaeta y Llorente. Once ejemplares de una de las mejores camadas de la historia del Athletic dispuestos a devorar mitos vivientes y estrellas mundiales, todo ello con la ayuda de un guía cuya locura está a la altura de su clase como entrenador de fútbol: Marcelo Bielsa.
No obstante, una vez empezado el partido el apelativo de ‘leones’ que se aplica a los jugadores de este equipo desapareció casi en su totalidad en cuanto Ander Herrera tocó su prmer balón. Ya no eran fieras. Se convirtieron en dulces bailarinas danzando al ritmo que marcaba el ‘21’ rojiblanco y cuya actuación solo se veía alterada por los ‘solos’ de un genio nervioso y eléctrico de nombre Íker y de apellido Muniain y por los arranques de talento desbordante e inteligencia de un portento físico llamado Óscar de Marcos. Se encargaba de cerrar el número el líder, una mole de 195 centímetros capaz de bailar casi sin usar los pies y fiándolo todo a su cabeza. ¿Que quién es Javi Martínez? Es ese tipo que consigue sujetarlos a todos si el escenario se viene abajo. Los demás siguen bailando mientras el central los mantiene de pie casi sin esforzarse.
Pero, en el fondo, seguían siendo leones. Tres zarpazos oportunos (que debieron ser aún más) culminaron una exhibición brillante de talento, entrega, hambre y pundonor cuya meta debiera haber sido una humillación en toda regla a unos ‘red devils’ más angelitos que nunca en los últimos años. Eso sí, la fortuna propia de los equipos grandes les sigue acompañando y, viendo detenidamente el partido, solo así se explica que el encuentro concluyera con un apretado 2-3. Una vez más, el fútbol fue tan grande como injusto en el partido con el aura más especial y magnífica que recuerdo en los últimos tiempos y que, a pesar del tanteo, supuso un ‘golpe en la mesa’ en forma de rugido del Athletic que habrá servido a muchos en Europa como carta de presentación.
Especialmente responsables de esta gran atmósfera y partícipes importantes de la gesta fueron los 8.000 seguidores del Athletic que se desplazaron hasta Manchester para traerse en su memoria un pedacito del llamado ‘Teatro de los Sueños’, donde su equipo cumplió uno de los muchos que le quedan por realizar. Los ‘leones’ tienen que seguir haciendo sangre, y el próximo jueves tienen la oportunidad de acabar lo que empezaron ayer, esta vez en La Catedral del fútbol español. Lo más probable es que lo consigan si siguen los pasos marcados por Bielsa y no, no me refiero a sus interminables paseos en el área técnica. ¡ATHLETIC, CARAJO!

2 comentarios :

  1. Gran entrada!! No podrías haber explicado mejor lo que pasó anoche en El Teatro de los Sueños. Todos fuimos testigos de un ejemplo más de la superioridad de un equipo españolsobre otro extranjero. Los leones de Bielsa anoche lo fueron más que nunca. Creo que este equipo puede dar muchas alegrias a su afición, aunque hay jugadores que tienen los días contados en ese equipo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno Javier...

    Aunque con un poquito más de maldad y atrevimiento (creo que es posible) habrían dejado la eliminatoria resuelta.

    Pero como aficionados, casi mejor así...disfrutaremos en la vuelta de otro gran partido.

    Y que nadie se fie de estos ingleses, que entre otras muchas gestas, ganaron una Champions en el descuento cuando estaban más que muertos.

    DM9

    ResponderEliminar