sábado, 10 de marzo de 2012

¿Te acuerdas de… Robert Jarni?

LA ZURDA DE ORO QUE REINÓ EN SEVILLA
Cromo Jarni temporada 95-96 / Minuto 91
A tan solo unas horas de que el balón empiece a rodar en el Estadio Benito Villamarín en el partido que enfrentará en la noche del sábado al Real Betis Balompié y al Real Madrid es imperativos recordar los grandes enfrentamientos que nos han dado estos dos conjuntos. Dos ideas de juego distintas, dos filosofías representadas en el campo que durante años  han sido ejemplo de fútbol total. Han sido muchos los jugadores de ambos equipos que han disfrutado y nos han deleitado con su juego a lo largo de la historia. Uno de ellos obtuvo el privilegio de defender estas dos elásticas durante años: Robert Jarni, el croata que vivió un sueño en Sevilla y una pesadilla en Madrid.
Desde su llegada a España en el año 1994 procedente de la todopoderosa Juventus, donde apenas jugó una temporada, el jugador croata vivió en nuestro país momentos de luces y sombras acompañados de constantes cambios de equipo. Su fichaje por el Betis en la temporada 1995-1996 supuso un golpe de efecto para un equipo sevillano que empezaba a resurgir de sus cenizas y que en los años venideros comenzaría a recuperar su sitio en la competición.  El ascenso en el año 1994, tras tres años en Segunda División, dejaba atrás una serie de conflictos internos del club que acabarían con la entrada como accionista mayoritario del peculiar Manuel Ruiz de Lopera.  Ese mismo años, el de su ascenso, el equipo bético acabó el año entre los tres primeros, convirtiéndose en el equipo revelación de aquella temporada. Con numerosos jugadores  que fueron y, hoy día, son ilustres en nuestra competición como Jara, Prats, Pier, Alfonso, Sabas, Roberto Ríos, Cañas, Finidi George o el propio Jarni, entre otros, mantuvieron en lo más alto al equipo durante los tres años siguientes. En este tiempo, el equipo sevillano jugó a uno de los niveles más altos que se le recuerda, consiguiendo llegar a la final de la Copa del Rey en el curso 1996-1997 que le enfrentó al FC Barcelona de los Rivaldo, Guardiola o Figo y que perdió en la prórroga 3-2.
En su paso por la ciudad andaluza, Robert Jarni rozó su nivel máximo. Jugando a un juego que en los tiempos que corren no se recuerda, el croata hizo las delicias del respetable que a día de hoy sigue recordándole con mucho cariño. Zurda como pocas y extremo de los que ya no existen. Sus llegada a línea de fondo con centros medidos a la cabeza del delantero eran su signo de identidad, pocos lo hacían como él. Acostumbrados al fútbol de toque y especulación que reina actualmente, es agradable saber que en una época existió otra filosofía basada en aprovechar las incursiones de los jugadores de banda. Aquel Betis, sin duda, lo hizo.


Tras su andadura por Sevilla, el “17” verdiblanco pasó a formar parte de uno de los mejores equipos del mundo, donde nunca triunfó. En el Real Madrid disputó 19 partidos de titular de los cuales solo completó 12. Sus escasos registros goleadores (1 gol) chocaron con su principal problema, Savio Bortolini, que vivía por aquel entonces el momento más dulce de su carrera. Su llegada venía avalada por los buenos resultados que el croata dio en su anterior equipo. En el Betis él lo era todo y, tras su llegada a Madrid, pasó a un segundo plano que nunca le favoreció.  Eso y las lesiones forzaron su salida del club de la capital. Allí compartió vestuarios con jugadores de la talla de Hierro, Roberto Carlos, Panucci, Redondo, Raúl, Mijatovic, Morientes o de su compatriota Suker.
Con una Copa Intercontinental en el bolsillo, Jarni se fue del conjunto blanco para fichar por Las Palmas de Gran Canaria que en aquel momento militaba en Segunda División. Con el equipo canario logró el ascenso y allí residió durante las temporadas 1999-2000 y la 2000-2001. Las últimas líneas de su diario futbolístico las escribió en el Panathinaikos griego en el año 2002, año de su retirada.
Sin duda, el balcánico fue querido allá por donde pasó. Las lesiones no le permitieron llegar al nivel que se esperaba de él, pero, a pesar de esto, los años que disputó en Sevilla dejaron muy a las claras qué clase de jugador era este Jarni. Lamentablemente no triunfó en ninguno de los dos grandes, Juventus y Real Madrid, donde jugó razón por la cual a muchos se les pasará de largo. Con todo ello, en Minuto 91 se recuerda a quienes por una u otra razón nos hicieron vivir grandes momentos pasados y que al recordarles, recuperamos un pedacito de aquellos años en los que la búsqueda del cromo imposible era la meta de tantos y tantos fines de semana. Pues bien, yo lo conseguí y aquí os lo presento.

No hay comentarios :

Publicar un comentario