sábado, 31 de marzo de 2012

Raúl y la selección

Raúl celebra un gol ante el Athletic / EFE
De nuevo en Europa y en un partido grande. La mayoría de aficionados al fútbol seguimos aún sorprendidos por la exhibición de una de las leyendas vivas de este deporte en España y Europa ante el Athletic de Bilbao en la Europa League. Una sorpresa que no debería ser tal ya que, a sus casi 35 años, Raúl lleva dieciocho temporadas demostrando su capacidad para hacer goles allí donde juegue y tenga los compañeros que tenga. Trayectoria que le hace ser considerado por muchos (entre ellos, Pep Guardiola) como el mejor futbolista español de la historia.
Los dos goles de Raúl ante el Athletic han reavivado las llamas del debate entre los partidarios de que el ‘7’ del Schalke vuelva a vestir la Roja y los que estiman que la etapa del ex capitán del Real Madrid en la selección acabó en su momento. Una discusión que no acabará hasta que el bueno de Raúl se retire, lo cual nos puede hacer una idea de la magnitud del jugador ante el que nos encontramos. Ni siquiera la Eurocopa y el Mundial conseguidos una vez dejó de ser convocado han hecho que el debate de su presencia con la absoluta muera.
Por números, es normal que Raúl esté en todas las quinielas para asistir a la cita de Polonia y Ucrania. El madrileño suma 17 tantos esta temporada, tercer máximo goleador español solo por detrás de Llorente (25) y Soldado (24). Este dato, unido a la grave lesión de Villa y el bajo rendimiento ofrecido por Fernando Torres, tendrían que otorgar al ‘7’ un puesto fijo en la selección para la Eurocopa.
No obstante, Vicente del Bosque es consciente de que esto no es solo una cuestión de números. Se trata de una etapa cerrada. Raúl es ya historia viva y en activo de la selección española. El retorno del jugador del Schalke sería chocante y confuso para los futbolistas que actualmente forman la columna vertebral del combinado nacional. ¿Se le devolverían el ‘7’ y el brazalete de capitán? ¿Sería titular indiscutible? Es un problema de rol cuyo responsable es el propio Raúl. Esto es, su carrera deportiva siempre ha estado marcada por el status de líder que ha desempeñado tanto en el Real Madrid como en España, y actualmente en el Schalke. Cuando dejó de serlo en el actual líder de la Liga BBVA, tomó la decisión de marcharse, y una vez que Luis Aragonés detectó que había nuevos líderes espirituales en la selección pidiendo paso, decidió dejar de convocarlo. Es decir, la propia grandeza de su figura hace que sea imposible verlo como un simple actor secundario, y más teniendo en cuenta que es el segundo máximo goleador histórico del combinado nacional.
Por todo esto, creo que Raúl es historia de nuestro fútbol, viva, brillante e imborrable, en cuyas páginas deberían estar bordados un par de títulos más a nivel internacional que completaran el palmarés de uno de los mejores (si no el mejor) futbolistas de la historia de España.

3 comentarios :

  1. No podría estar más de acuerdo en TODO lo que dices.
    Te felicito.

    ResponderEliminar
  2. El siniestro movimiento raulista muestra sus poderosos tentáculos que en este caso han convertido a un firme antirraulista en un gran defensor de Raúl. Se demuestra una vez más que el raulismo sería capaz de hacer que un islamista radical acabara besando con fervor el brazo incorrupto de Santa Teresa de Jesús.

    Raúl, hermoso, quédate en el Schalke mientras España gana su tercera Eurocopa.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo creo que a Raúl no se le convoca porque es Raúl, pero vamos se lo merece mucho más que algunos que "no dan pie con bola", y nunca mejor dicho...

    ResponderEliminar