martes, 20 de marzo de 2012

Para Pep no hay esperanza

Guardiola durante la rueda de prensa de ayer / rtve.es
Era un partido más en el Bernabéu. Con una renta más corta de lo normal, eso sí, pero los tres puntos parecían asegurados. Hasta que llegó el minuto 91 de partido y Granero decidió cometer una absurda falta sobre Cazorla en muy buena posición para que el pequeño centrocampista del Málaga probara puntería. Y como si se estuviera cumpliendo el final de un guión escrito por cualquier aficionado culé embriagado por su deseo, Santi puso el balón en la escuadra de la portería de Iker Casillas, al que poco se le puede achacar en dicha acción aunque el balón entrara por ‘su’ palo.
Este destello de calidad del jugador malaguista ha provocado una nueva situación en la Liga BBVA, ya que la diferencia del Real Madrid con respecto al Barcelona ha bajado de 10 a 8 puntos. Si bien sigue siendo un colchón bastante cómodo, parecía obvio que un tropiezo madridista desataría la euforia entre la afición azulgrana y despertaría un sentimiento hasta ahora oculto de esperanza y fe. Así ha sido, y Mundo Deportivo y Sport ya se han encargado de mostrarlo en sus portadas tras el empate de Madrid y Málaga.
No obstante, aunque no haya renovado, Pep sigue allí. Después de dar por perdida la competición el sábado tras la victoria en Sevilla, tan solo 48 horas después y ya conociendo la nueva situación liguera, Guardiola ha querido insistir en la idea de que la Liga BBVA está imposible para el Barça. Listo como pocos, no quiere ningún tipo de euforias ni de cagómetros, tal y como se viene haciendo en la prensa madrileña en los últimos años. Solo quiere ir partido a partido y, si se presenta la ocasión de igualar el número de puntos del Madrid en el partido del Camp Nou, pelear el título hasta el final. No es un secreto que Pep piensa que los de Mourinho tendrán que ganar el torneo en el feudo blaugrana, de la misma manera que el Barça ha tenido que hacerlo los últimos años en el Bernabéu para alzarse con el trofeo.
Pero para que eso pase, el líder tiene que fallar, algo que parece poco probable si observamos que, de 27 partidos de liga, solo ha fallado en 4 (dos derrotas y dos empates). Solo quedan 11 jornadas y para que el Barça tenga opciones, suponiendo que lo gane todo, el Madrid tiene que perder dos partidos y empatar uno. Resulta improbable teniendo en cuenta la enorme capacidad de golear de los de Mou pero no imposible hasta que las matemáticas así lo indiquen. Las salidas al Calderón, Camp Nou y San Mamés parecen los partidos más idóneos para que el Madrid pueda perder puntos. Esta noche, nueva ocasión para seguir metiendo presión si el Barça consigue ganar al Granada en el Camp Nou.

No hay comentarios :

Publicar un comentario