jueves, 22 de marzo de 2012

Mourinho desquicia al Madrid y anima la liga

Pepe muestra su enfado en El Madrigal / EFE
Se repitió la historia. De falta directa. El Madrid dejó escapar la victoria ante el Villarreal en El Madrigal en los últimos minutos del partido, por lo que la diferencia con el Barça se reduce a seis puntos. Marcos Senna fusiló la portería de Casillas e igualó el tanto inicial de Cristiano Ronaldo. Hay liga. Nunca dejó de haberla. Tras el gol castellonense el Madrid sacó a relucir sus modales de pandillero, su actitud chulesca y provocadora, personificados en la figura de su técnico, que acabó expulsado y desquiciado.
Paradas Romero no estuvo bien. Desde el principio tomó demasiado protagonismo y poco a poco se le fue escapando el partido de las manos, con excesivo desequilibrio a la hora de enseñar tarjetas. Ahí se equivocó casi siempre y nadie quedó contento. No pitó dos claros penaltis de Arbeloa y la falta que supuso el gol del empate dejó muchas dudas. Perjudicó a ambos equipos.
Pero las iras del conjunto madridista no van en la dirección correcta. José Mourinho volvió a apostar por el mítico trivote que tan malos recuerdos les trae a sus aficionados. Con Lass y Khedira en el once inicial el Madrid no jugó a nada, como era de esperar. Una vez más el portugués vuelve a dar un pasito hacia atrás en un partido importante.
Y a todo esto, ahí estaba Rui Faria, con su cara de niño bueno y sus gafitas de empollón. Parece que no ha roto un plato en su vida. Es capaz de soportar un botellazo de Mourinho y además ponerle buena cara. Nada que ver con su comportamiento con el colectivo arbitral. Él es quien encarna el lado oscuro de su entrenador, didiéndole al colegiado lo que este no quiere decir por miedo a ser expulsado. Nadie sabe bien cuál es su labor en el banquillo del Madrid, pero no se recuerda nunca a una persona con un papel tan secundario que haya sido expulsado cuatro veces en una misma temporada. Es triste que el conjunto blanco aún lo mantenga en nómina. Pero Mourinho esta vez no fue capaz de morderse la lengua: fue expulsado por “protestar airadamente” dos decisiones del trencilla. Además las cámaras de televisión captaron cómo el técnico pisoteaba la imagen del Real Madrid llamando “hijo de puta” al juez del partido.
El Madrid se contagió de la ansiedad de su técnico y con el gol del empate llegó el escándalo. Primero Sergio Ramos vio la segunda amarilla por una entrada desproporcionada a Nilmar y Özil fue expulsado por “aplaudir en tono de mofa” la decisión del colegiado. Nada que alegar a estas dos expulsiones. El Madrid acabó el partido con nueve. Tras el pitido final pudimos ver cómo Cristiano Ronaldo gritaba “solo robar, solo robar” y el acta arbitral reflejó cómo Pepe se dirigía al trío arbitral diciendo: “¡Vaya atraco, hijos de puta!”. Admirable. Al quedar esto último reflejado por escrito, el Comité de Competición podría sancionar al portugués.
De esta manera el Madrid se mete en un gran lío, perdiendo a su pareja de centrales para el próximo partido ante la Real Sociedad en el Bernabéu. Un equipo campeón ha de serlo con el viento a favor y con el viento de cara. Si ante el Rayo, el Valencia o el Betis, el entrenador de Setúbal demostró su gran talante con cariñosos abrazos a diestro y siniestro, ayer no le quedaron ganas para ello. No se recuerdan esos míticos abrazos en encuentros que no acabase ganando. Si en los partidos en los que los blancos salieron beneficiados por las decisiones del colegiado nadie habló del arbitraje, ahora tampoco debería suceder. Y parece que esto último se lo han tomado al pie de la letra, pues, inexplicablemente, nadie compareció en rueda de prensa. Sus aficionados merecen una explicación. Así termina Mourinho de prostituir el escudo que, en un segundo plano, adorna su pecho, junto a las siglas “J.M.”.

1 comentario :

  1. Gran entrada, aunque no estoy de acuerdo en determinadas cosas... El Madrid perdió porque jugó mal y probablemente por el planteamiento, pero el árbitro fue un desastre desde el minuto 1, lo hizo mal, muy mal y de la misma manera que se critica la táctica de Mou se puede criticar la incompetencia de ese señor que pito en mano se cargó el partido... y no digo que se lo cargara por el empate, que eso es solo responsabilidad del Madrid, sino por el espectáculo que dio. En cuanto a las expulsiones no todas me parecen justificables, pero sé que parecerá que hablo desde el forofismo, así que solo diré que si se insulta hay que castigarlo... pero eso sí, a todos los equipos y sin interpretar los gestos, solo basándote en los hechos. En el acta arbitral no ponía nada de lo que dijo Mou, eso nos lo han mostrado las cámaras de televisión... lo que quiere decir que a Mourinho se le expulsó por algo que semana tras semana hacen todos los entrenadores: protestar las decisiones (algunos con más vehemencia que otros es cierto). Aún así, a posteriori se ha demostrado que se merecía esa expulsión, así que cualquier cosa que se diga no sirve de mucho... En cuanto a Ozil y Rui Faria... en fin, me abstendré de opinar, aunque todo el mundo lo haga... empezando por el árbitro que dio su opinión o interpretación de los gestos de ambos y les puso de patitas en la calle... En resumen, y a pesar de todo, me encanta... buen post!

    ResponderEliminar