martes, 27 de marzo de 2012

Los suplentes despiertan al Real Madrid

Los jugadores del Real Madrid celebrando uno de los tantos / as.com
En medio de un partido aburrido, impreciso y plagado de un juego muy lineal y monótono, el Real Madrid consiguió una victoria que nunca sintió suya. Hasta la entrada en el terreno de juego de Marcelo y de Kaká desde el banquillo el conjunto de Chamartín no supo ajustar bien el engranaje que desde un tiempo a esta parte parece haberse oxidado.
Después de una semana convulsa en las filas del Real Madrid, que ha sido protagonista más por la negativa del club a no hacer declaraciones en los dos últimos partidos de liga que por su victoria ante la Real Sociedad en liga, la Champions y su reglamento devolvió la voz al club blanco. Parece que esto es lo único que ha cambiado, ya que el juego que vienen practicando los de Mourinho sigue siendo el mismo juego pobre que les acompaña desde hace unas cuantas semanas.
El encuentro vivió y murió en el área del APOEL. El equipo chipriota presentó una discreta candidatura al pase a semifinales y el Madrid no supo plantear un encuentro en el que la pelota era suya. La circulación del balón lenta y demasiado previsible facilitaba la labor defensiva del conjunto que en esta edición de la Champions se posicionó por primera vez en su historia entre los ocho mejores clubes de Europa.
Hasta pasado el minuto 60 que entraran los dos brasileños, Marcelo y Kaká, el Real Madrid no había llegado con un peligro claro que pusiese en serios apuros al meta Chiotis. Con los dos canarinhos ya en el campo empezó el juego merengue. Con un Marcelo que empieza a encontrar la forma y con un Kaká que se entona por momentos, los de Mou mostraron su mejor versión. Las internadas del lateral y su calidad en los últimos metros dieron el segundo gol al Madrid. En las botas del “8” blanco llegó, tras una ocasión muy parecida errada por CR7,  la culminación a la gran jugada de Marcelo y unos minutos antes, las mismas botas colocaron un balón medido a Benzema para que el francés pusiese el tan ansiado 0-1 en el marcador. Con los dos tantos de ventaja, el actual líder de la liga BBVA se vio más cómodo en el terreno de juego y el balón empezó a fluir por el verde. El tercer tanto, obra del jugador galo, puso un final perfecto si atendemos al transcurso de los 90 minutos.
Las conclusiones vertidas en el enfrentamiento son largas y variadas. Las ausencias de Xabi Alonso y, sobre todo, Di María son cada día más notables. El tolosarra es insustituible, a pesar del correcto partido de Nuri Sahin, en la medular del club madrileño y la falta en el once del argentino deja al equipo sin la frescura que caracteriza al juego de El Flaco. Su recuperación será la mejor noticia para que Mou pueda seguir saludando a los entrenadores y jugadores del equipo rival.

No hay comentarios :

Publicar un comentario