jueves, 1 de marzo de 2012

Ideas futbolísticas grabadas a fuego

Soldado celebrando uno de sus goles de anoche / Vanguardia
El espectáculo que en la noche de ayer nos ofreció la selección española es, sin duda, una muestra clara de que el patrón de juego presentado por La Roja, primero, en la Eurocopa de 2008 y, dos años más tarde, en el Mundial de Sudáfrica no es fruto de la casualidad. Sean cuales sean los nombres que aparecen en la lista de Don Vicente del Bosque el fútbol sigue siendo el mismo. Con la Eurocopa de Ucrania y Polonia cada vez más cerca, el partido que les enfrentó anoche a la selección de Venezuela y en el que el combinado nacional se impuso por un contundente 5-0, sirvió para ir recuperando y mucho la confianza perdida en anteriores encuentros.
Con una convocatoria plagada de bajas significativas, España saltó al campo con su teórico equipo titular, pero con Xavi Hernández en el banquillo debido a la gran carga de partidos que el culé lleva a sus espaldas. En el once inicial planteado por Del Bosque no aparecían los rostros nuevos de esta convocatoria que, en su mayoría, vienen apretando fuerte en el campeonato liguero. Dos de las principales atracciones del encuentro, Iker Muniaín y Roberto Soldado, tuvieron que esperar al segundo tiempo para conocer de primera mano lo que se siente al vestir una camiseta campeona del mundo.

Apenas 36 minutos duró la resistencia de la Vinotinto al juego que planteó La Roja, anoche de celeste. El gol de Iniesta en el minuto 37 sirvió para que la selección española abriera la lata y fuese sintiéndose cada vez más cómoda sobre el césped de La Rosaleda. Y una cosa llevó a la otra. Si a la calidad que se le presupone le sumamos la comodidad y la relajación del encuentro de anoche, el resultado no podría ser diferente del que evidenciaba el marcador tras el pitido final. Estos locos bajitos, representados en las figuras de Silva, Iniesta, Cazorla, Muniaín, Xavi o Fábregas llevan el fútbol de kilates en la sangre. El gambeteo es algo innato en ellos y cuando todos se ponen de acuerdo sobre el verde, cualquier meta inalcanzable parece más cercana.



El resto del partido es mejor no contarlo. Los goles se fueron sucediendo y todo comentario que intente reflejar lo visto en el terreno de juego se quedará en un intento inútil por describir algo que en ocasiones es complicado de explicar. Muestra de ello son las jugadas que precedieron a los tres primeros goles y en las que la Selección robó y tocó hasta acabar anotando. Soldado fue el complemento perfecto de las jugadas que iban elaborando los centrocampistas españoles y que, casi siempre, acababan con un remate claro. El dilema antes del partido era el poco tiempo que han jugado juntos muchos de los jugadores españoles, pero con el paso de los minutos se vio que el problema no era tal y que, juegue quien juegue, la actual campeona del Mundo dará la imagen que lleva dando durante estos años.
Sin duda, lo visto ayer hace que la ilusión permanezca intacta. Después de unos cuantos amistosos en los que España no encontró su mejor juego y que sirvió para que muchos la enterraran en lo más hondo de la élite futbolística, parece que esta ya ha vuelto por sus derroteros. La Euro 2012 está cerca y en la noche malagueña de ayer se presentaron credenciales más que suficientes para seguir creyendo en unos colores que tienen recursos suficientes para ofrecer muchos días de gloria.

3 comentarios :

  1. El partido de ayer fue increíble... se supone que un resultado tan abultado debería ser sinónimo de aburrimiento por la supremacía de un equipo sobre el otro, pero lejos de eso era un placer ver jugar a la Roja (ayer azul :P). Hubo detalles que te dejaban sin palabras. Desde Iniesta que es insuperable, pasando por un Silva cada vez más crack, un Jordi Alba que en el Valencia (creo) que pasa más desapercibido de lo que lo hizo ayer con España, y ya ni hablamos de Muniain al que le voy a crear un club de fans y de Soldado que, sin duda, se reivindicó con argumentos...
    en fin, perdón por el sermón, solo quería aportar mi humilde visión de lo que vi ayer en La Rosaleda... Gran crónica Borja!

    ResponderEliminar
  2. Apenas 36 minutos duró la resistencia de la Vinotinto al juego que planteó La Roja, anoche de celeste. El gol de Iniesta en el minuto dr dre pro
    monster beats
    beats tour

    ResponderEliminar
  3. I’ve learn several excellent stuff here. Definitely value bookmarking canada goose trillium for revisiting. I surprise how much effort you put to make the sort of great informative site.

    ResponderEliminar