viernes, 10 de febrero de 2012

¿Te acuerdas de… Donato?

EL SACRIFICIO QUE ENAMORÓ A RIAZOR
Cromo de Donato 93-94 / Minuto 91
Los sentimientos que encontramos al rememorar jugadores que marcaron nuestra infancia convierten a esta sección en un bonito baúl del que van saliendo recuerdos y experiencias almacenadas en las mentes de cada uno de nosotros. Estos recuerdos, en ocasiones anhelados u olvidados, nos permiten agrandar la figura de personajes muy grandes de nuestro deporte rey que en algún momento de nuestra vida y por cualquier razón posiblemente inexplicable, se quedaron muy dentro de nosotros.
En esta edición de “¿te acuerdas de…?” que ya tantas alegrías nos ha dado con apenas 3 semanas de vida, recordamos al gran Donato Gama Da Silva, conocido por todos como Donato. Sin duda, el gran estandarte del Deportivo de la Coruña durante años. Con él en sus filas, el equipo gallego vivió sus años de mayor esplendor con, sobre todo, la consecución de su primer y único Campeonato Nacional de Liga en la temporada 1999-2000 y su posterior paso por Europa. No solo fue el campeonato regular el único éxito de este equipo. Dos Copa del Rey, una de ellas con centenariazo incluido, y tres Supercopas de España fueron los principales éxitos de este Super Depor. Esta denominación, ganada a pulso en el verde, cambió en los años venideros con la clasificación y posterior consolidación del equipo en el fútbol europeo. Durante las seis temporadas en las que el Euro Depor visitó A Coruña, el equipo ganó a grandes escuadras como la del Manchester United, Arsenal, Juventus de Turín, AC Milan o Bayern Munich, entre otros. ¿Quién no recuerda el partido ante el Milan? ¿Quién ha olvidado ese 4-0 ante uno de los clubes importantes de la Europa futbolística de aquel momento?
Donato celebra el gol que le dio al Depor su primera y única Liga / La Voz de Galicia
Todos ellos dieron buena cuenta de cómo un equipo que venía de lo más bajo podía llegar a convertirse en lo grande que quisiese. Con una plantilla plagada de jugadores que suponían a la directiva poco ingreso y gran rentabilidad se fueron asentando las bases. El club empezó a tirar de la renta de comprar barato y vender caro. Rivaldo, Bebeto o Makaay son algunos de los jugadores desconocidos que salieron de Galicia con cartel de estrella. Donato, sin embargo, llegó con una trayectoria que no daba pie a las dudas. En el Atlético de Madrid el jugador brasileño cuajó buenas temporadas en los cinco años que estuvo, dándole incluso la internacionalidad española. A pesar de ello, su reconocido caché no le sirvió para huir de las críticas a su llegada a Riazor. Su elevada edad, tenía 37 años cuando fichó, y una lesión abrieron la veda a los malos augurios. Pero pronto cerraría las puertas de la desconfianza. Su trabajo incansable y su entrega en el terreno de juego defendiendo los colores de la camiseta que vestía ofrecieron a Donato un hueco en los corazones de sus aficionados.
Sin duda, no era el más técnico de todos, ni el más rápido, ni tan siquiera un goleador o un gran defensa. Pero todas estas virtudes estaban cubiertas por “El Abuelo”, como así le llamaban cariñosamente sus compañeros en los últimos años de su carrera. Su toque de balón era exquisito y que, además, acompañaba con un desplazamiento en largo al alcance de muy pocos. A pesar de empezar sus días como mediocentro, la recuperación de otro grande, Mauro Silva, le retrasó hasta el centro de la zaga, donde cumplió muy por encima de las expectativas. Jugando en esta posición, Donato logró unas marcas goleadoras poco habituales en un defensa central, 10 goles de media por temporada. Su portentoso juego aéreo y, sobre todo, su potencia de disparo le allanaron el camino hacia estos registros.
Pero no eran sus dotes técnicas las que le acercaron a la afición, ya que en este Depor había otros grandes jugadores que superaban en muchos de los aspectos ya mencionados a Donato. Jugadores como Fran, Manjarin o Bebeto le llevaban unas cuantas clases de adelanto. A pesar de ello, le fue suficiente con mostrar todo lo que llevaba dentro. Fue su casta y el amor por los colores deportivistas lo que le hizo grande en Coruña. Por estos motivos el día de su despedida la ciudad gallega, Galicia y gran parte de España sintieron su adiós. Sin duda, aquel año se fue uno de los grandes de nuestro fútbol y, con él, el Deportivo de la Coruña fue perdiendo esa lucha y entrega que Donato siempre se dejaba en el campo.

1 comentario :

  1. Me ha gustado muchisimo esta entrada de Donato, quizá ha faltado un poco del Donato que jugó en otros equipos no sólo en el Depor, pero entiendo que es ésta época la que nos hace revivir nuestros primeros pensamientos futbolísticos. Bravo Borja!!

    ResponderEliminar