lunes, 13 de febrero de 2012

Momentos opuestos

Los jugadores del Madrid celebran un gol en el partido contra el Levante / EFE
Una misma competición, diferente mentalidad. Madrid y Barça han plasmado una semana más sobre el terreno de juego el momento anímico (totalmente opuesto) por el que atraviesan en la actualidad. Los blancos, líderes de la Liga BBVA, remontaron el gol inicial de Cabral para el Levante y acabaron goleando a los valencianos por 4-2. Mientras, el Barça perdía el sábado en Pamplona ante Osasuna por 3-2, empeorando así sus pésimos registros fuera de casa, donde solo ha logrado diecisiete puntos de los treinta y tres disputados.
Estos dos resultados dejan bien claro en qué lugar se encuentran ambos equipos. El Madrid continúa imponiendo un ritmo devastador en liga, consciente de que, a pesar de los 48 puntos que aún quedan por jugarse, es el título más factible de conseguir esta temporada. Una vez eliminados de la Copa del Rey y con el calendario de cara, los de Jose Mourinho se han propuesto sentenciar el torneo doméstico lo antes posible resolviendo con eficacia y comodidad los partidos que les ha tocado disputar las últimas semanas. Además, las dos jornadas siguientes parecen propicias para continuar aumentando la distancia con el Barcelona, ya que tanto Racing de Santander como Rayo Vallecano no parecen rivales que le puedan hacer daño a un equipo tan sólido y demoledor. Mientras, el equipo azulgrana tiene que recibir al Valencia, conjunto con ganas de revancha tras su eliminación copera, y visitar el Vicente Calderón, donde el nuevo Atlético de Simeone intentará continuar su buena racha ante un rival que se le suele dar bien en su estadio, las dos próximas jornadas, en medio de un mal momento de juego y físicamente al límite.
No obstante, al Barça parecen importarle en menor medida los equipos a los que tendrá que enfrentarse en fin de semana que el Bayern Leverkusen, club que con el que disputará el pase a cuartos de final de la Champions. O, al menos, esa es la impresión que da después de que Guardiola sentara en el banquillo a Xavi, Iniesta y Fábregas de inicio ante Osasuna, y solo el tercero acabara jugando en la segunda parte ya con el partido cuesta arriba. Resulta evidente que el conjunto azulgrana peleará por la Liga BBVA hasta que las matemáticas lo permitan, pero siempre con la mente puesta en Champions League y Copa del Rey, donde, a día de hoy, el Barça encuentra la motivación de manera más fácil y natural.
Aún queda mucha Liga, eso es cierto. Dieciséis jornadas dan para mucho y como esto es fútbol, cualquier cosa, por sorprendente que parezca, puede ocurrir. Pero la realidad es que la sensación que en estos momentos tienen los aficionados de uno y otro equipo es que diez puntos son una losa bastante grande teniendo en cuenta la regularidad que ha alcanzado el Real Madrid.

1 comentario :

  1. Parece que estos 10 puntos de diferencia son más que suficientes para el alirón merengue, porque a eso hay que añadirle las sensaciones que muestran, en Liga el Barça parece abatido, y el Madrid va en volandas, sólo queda verlos en Europa donde hace semanas que no juegan.Veremos entonces...

    ResponderEliminar