miércoles, 1 de febrero de 2012

La marcha de un símbolo

Manuel Vega-Arango, presidente del Sporting, llorando en la despedida de Preciado / EFE
Si la semana pasada hablábamos del despido de Fabri como entrenador del Granada, en esta el tema del cese de técnicos vuelve a ocuparnos tras la destitución del, hasta ayer, entrenador del Sporting de Gijón, Manolo Preciado. Pero este caso es distinto. El sentimiento y la unión del cántabro con el club asturiano es enorme y la emoción ha inundado la rueda de prensa de su despedida.
En dicha entrada sobre Fabri citaba las palabras de Pep Guardiola en las que el técnico blaugrana decía que “el crédito no existe en el deporte”, en referencia al ascenso del Granada con Fabri en el banquillo. En el caso de Preciado, sus méritos van más allá del crédito y casi se pueden calificar de milagros. Después de ascender al Sporting en 2008 tras once años en la categoría de plata del fútbol español, Preciado ha conseguido mantener al equipo en la Liga BBVA cuatro campañas consecutivas, salvándose ‘in extremis’ en la primera de ellas y siempre apoyándose en el increíble ánimo de su afición, La Mareona, que ha estado permanentemente al lado del entrenador y su equipo a pesar de las dificultades.
Lo cierto es que, tras veinte jornadas disputadas, el Sporting está en la peor situación desde que volviera a la Liga BBVA en 2008. Es penúltimo con 18 puntos, a tres de salir de los puestos de descenso. Bien es verdad que la situación no es mucho peor que la temporada pasada, en la cual a estas alturas contaba solo con un punto más, situados en la posición decimoquinta, y en la cual el equipo terminó la competición en la décima plaza. Una actuación que aún podía haberse repetido en este si la paciencia hubiera acompañado a la directiva del Sporting, para la que han pesado más las dos abultadas últimas derrotas ante Villarreal y Real Sociedad.
Partidos perdidos que han hecho olvidar todo lo bueno conseguido durante estos casi seis años: un ascenso y tres temporadas consecutivas consiguiendo la permanencia con una plantilla limitada en el apartado técnico, pero a la que Preciado supo inculcar casta y orgullo que supliera la falta de talento. Además, esta temporada los asturianos sufrieron una baja muy importante como es la de Diego Castro, máximo goleador del equipo los dos últimos años. Todos estos logros, además, conseguidos con un presupuesto muy bajo, de los peores de la Liga BBVA: unos 32 millones de euros. Estos datos no hacen otra cosa que añadir más valor a las hazañas de una persona que, además, se había convertido en un símbolo del Sporting, por su carisma y compromiso con la entidad.
Parecía Preciado el indicado, de nuevo, para sacar al club de Gijón de esta situación tan delicada por el gran conocimiento de la entidad y de la plantilla, de la cual ha demostrado que puede sacar el máximo rendimiento. No será así. El nuevo técnico será el hasta ahora segundo entrenador, Iñaki Tejada, aunque no se sabe si de manera interina o hasta final de temporada. Toda la suerte del mundo para él.

1 comentario :

  1. con esta decisión, el Sporting ya no me tendrá entre sus apoyos con el #nobajamos , Preciado es el más grande de todos los Sportinguistas y su marcha deja más lágrimas y suspiros que la sensación de haberse liberado de su mal... mucho tendrá que jugar el que se siente en el banquillo para suplir la casta del cántabro y su implicación con los asturianos. Grande Preciado, y grande Javi con esta entrada

    ResponderEliminar