jueves, 23 de febrero de 2012

Guardiola todavía no es el mejor entrenador del mundo

Guardiola, de niño, junto a Víctor Muñoz / as.com
La labor de un técnico depende en gran medida de los mimbres con los que cuente para desarrollar su trabajo. Es determinante. Históricamente, los considerados mejores entrenadores del mundo han contado con jugadores del más alto nivel. Por ello, hay que andar con pies de plomo a la hora de juzgar la labor de estos profesionales del fútbol. Además existen muchas otras variables que pueden condicionar la trayectoria de un entrenador, como la paciencia de los dirigentes o la estabilidad institucional del club.
¿Es Guardiola el mejor técnico del mundo? Aún no. Es cierto que su éxito en el FC Barcelona es abrumador: sus trece títulos en apenas cuatro años son su tarjeta de visita. Podría retirarse hoy y aún pasaría mucho tiempo hasta que otro entrenador igualase ese registro en una dilatada carrera. Pero, como ya he dicho en alguna ocasión, no nos podemos fiar de los datos cuantitativos. Es necesario analizar la manera en que se han alcanzado tales logros.
Guardiola se hizo hombre en el FC Barcelona. Desde niño llevó al equipo blaugrana en su corazón. Buena muestra de esto es esa inolvidable foto que ilustra a un imberbe Guardiola como recogepelotas pidiéndole la camiseta a Víctor Muñoz. Él conoce todos los estamentos del club y sabe lidiar como nadie con el famoso e incómodo entorno. Como ocurre siempre, su condición de ex futbolista le sirvió de trampolín para alcanzar las riendas del primer equipo. Tuvo que hacer menos méritos que otros para llegar al mismo sitio (algo parecido le ocurre a Míchel, cuyos méritos como entrenador están muy por debajo del prestigio que posee). Además, su llegada al máximo nivel coincidió con una generación excepcional de futbolistas (Messi, Iniesta, Xavi, Valdés, Piqué, Busquets…) capaces de interpretar a la perfección las notas de la melodía futbolística que Pep tiene en la cabeza. Sin ellos, usted no estaría hoy leyendo estas líneas. Si bien es cierto que en múltiples ocasiones ha demostrado sus grandes conocimientos ganando partidos desde la banda, esto aún es insuficiente para poder ser considerado el mejor.
El de Santpedor es el mejor técnico del mundo para este Barça. Ni siquiera me atrevo a afirmar que sea el mejor para el Barça en general. Del mismo modo que Sir Alex Fergusson es el mejor técnico del mundo para su Manchester United. Para poder ser considerados entrenadores polivalentes deben demostrar su valía fuera de casa, lejos del abrigo de condiciones tan favorables para desarrollar su labor. Algo parecido intentó Vicente del Bosque (mejor técnico del mundo para aquel Real Madrid): su aventura turca fue un fiasco y ahí acabó su carrera como entrenador de club. No hablo de coger a un equipo humilde y hacerle campeón de Europa; pero sí de coger a un grande que lleve tiempo aletargado y devolverlo a su sitio. Un destino muy apropiado sería Liverpool. Si el catalán ganase la Premier League con los reds, el mundo del fútbol debería rendirse a sus pies, reconociéndole como amo y señor de este rudimentario deporte.
Hay decenas de entrenadores que, de haber contado con condiciones más favorables, podrían haber alcanzado grandes éxitos deportivos. El primero que me viene a la cabeza es Víctor Fernández. Si el aragonés hubiese dispuesto de las materias primas adecuadas, ahora mismo podríamos estar hablando de un técnico legendario. También Juanma Lillo se encuentra en esta situación, pues su idea del fútbol es muy similar a la de Guardiola. Lillo y Fernández coinciden en que no han sido futbolistas del más alto nivel, por lo que han tenido que trabajar muy duro para poder entrenar en Primera División.
Pep tiene que afrontar nuevos retos. Ya ha alcanzado su techo en Barcelona y por ello debe pensarse mucho la renovación. Ha sabido equilibrar un nivel superlativo de éxitos con una conducta envidiable. No le queda nada por demostrar. Si quiere ser reconocido como el mejor técnico del mundo, no debe firmar un nuevo contrato con el FC Barcelona.

3 comentarios :

  1. Gran frase: futbolistas capaces de interpretar a la perfección las notas de la melodía futbolística que Pep tiene en la cabeza.
    En cuanto al contenido global estoy muy de acuerdo contigo...

    ResponderEliminar
  2. Hay decenas de entrenadores que, de haber contado con condiciones más favorables, podrían haber alcanzado grandes éxitos tattoo machines for sale
    Tattoo Grips
    tattoo machines

    ResponderEliminar