miércoles, 8 de febrero de 2012

El “mejor técnico del mundo” llega a Sevilla

Míchel durante su presentación / ABC
Así ha definido esta mañana un más que optimista José María del Nido a Míchel, nuevo técnico del Sevilla FC tras la reciente destitución de Marcelino. A rey muerto, rey puesto, ya que apenas una hora ha separado la rueda de prensa de despedida de Marcelino de la de bienvenida a Míchel. Evidente falta de tacto por parte de los dirigentes sevillistas. Poco ha tardado Monchi en fulminar la credibilidad de las palabras de apoyo a Marcelino que él mismo pronunció hace una semana. Se veía venir.

El entrenador madrileño llega a la capital hispalense con las ideas claras para enderezar el rumbo del equipo. Ante la severa mirada de su presidente, el entrenador ha dejado claro en la rueda de prensa que hay que dar carpetazo a aquel equipo campeón que maravilló a Europa hace unos años. A buen seguro que estas palabras han sido como una colleja mañanera en la reluciente calva del polémico dirigente sevillano que se resiste a despertar de su sueño.

No será sencillo para Míchel. Ante sí tiene a un equipo que ha dejado de creer en sus posibilidades, pese a contar con un plantel de los mejores de la liga. Todo apunta a un problema de confianza, algo que se suele remediar con el cambio de entrenador. Quizá Marcelino no supo dar con la tecla, por eso no me parece mala opción la de la permuta en el banquillo.

Esta es la ocasión que José Miguel González estaba esperando desde hace mucho tiempo. Por fin está al frente de un equipo grande, aunque algo venido a menos. Pese a estar siete puestos por debajo del último peldaño que da acceso a la Champions del año que viene, esta temporada se puede entrar de nuevo en la pomada con una pequeña racha positiva, como le ha pasado al Atlético de Madrid. Será difícil alcanzar esa cuarta posición, pero los puestos de Europa League están aún al alcance de la mano. Jugar en Europa es el objetivo del técnico madrileño en el medio plazo, algo que será su carta de presentación fuera de nuestras fronteras.

En cambio, no tengo claro que Míchel sea la mejor opción para tomar las riendas de este Sevilla. El ex del Getafe siempre se ha inclinado hacia el fútbol alegre y de toque, algo para lo que hacen falta jugadores que sepan desarrollarlo. El Sevilla no anda sobrado de jugadores de este corte, por lo que el técnico deberá moldear su filosofía de juego. Además, el equipo sevillano nunca se caracterizó por dar un trato exquisito al balón. Los títulos que logró llegarón por medio de un fútbol rápido y extremadamente intenso en la presión. Esto último parece haberlo perdido en los últimos meses, pero hay jugadores para volver a intentarlo. Medel y Rakitic pueden revivir el espíritu del mítico Poulsen, que tan buen resultado dio. Además, con dos puñales como Reyes y Jesús Navas, Míchel debería explotar el poderío rematador de Negredo para sacar el máximo rendimiento a la plantilla. Veremos si esta alianza nos depara algo positivo. Yo tengo mis dudas.

No hay comentarios :

Publicar un comentario