lunes, 23 de enero de 2012

Una situación insostenible

Mourinho durante la rueda de prensa / sport.es
Por mucho que se empeñe Mourinho en aparentar serenidad y quietud, esta ha tenido que ser una semana dura para él. El portugués venía de dar una lección táctica hace una semana en el Iberostar Estadi y se plantó ante el Barça con la idea de continuar impartiendo un máster gratuito para todos los que se están sacando el carné de entrenador. Pero esta vez salió cruz. Hubo lección, pero no suya. Su experimento naufragó desde el mismo planteamiento y eso, para un tipo de infinito ego como él, no es algo fácil de digerir.

Tras el fiasco ante el Barça se destapó la Caja de Pandora. En un ejercicio de evidente falta de ética profesional, José Mourinho defendió en rueda de prensa el partido de Pepe e insinuó que había jugadores que “habitualmente jugaban bien, pero que ese día no habían jugado tan bien”. Tiró la piedra y escondió la mano. Si salvó de la quema a CR7, a Carvalho, a Altintop y a Pepe, los supuestos culpables comienzan a quedar al descubierto. Desde mi humilde punto de vista, Casillas es uno de los señalados.

Después llegó la famosa portada de Marca. En ella se destapaba una supuesta discusión entre el entrenador y dos de los capitanes: Íker y Ramos. Sea verdad o no, esta primera página ha hecho daño. No obstante, hay que huir de los argumentos que utiliza el periódico para certificar su verosimilitud, pues el hecho de que nadie haya desmentido la información no quiere decir que la misma se esté dando por buena. Pese a que el entrenador dijo que no leía dicho periódico, parece evidente que la información llegó a sus oídos.

La remontada de ayer sirvió para devolver las aguas deportivas a su cauce. El Madrid volvió a imponer su magnífica pegada ante un Athletic de Bilbao excesivamente errático en el remate. Con esta victoria, el equipo merengue mantiene la distancia de cinco puntos respecto al FC Barcelona.

Pero ni esto último evitó un nuevo episodio desagradable en la sala de prensa del Bernabéu. Mourinho compareció ante los medios con cara de pandillero retirado; altivo y desafiante. La tensión se palpaba en el ambiente y cada pregunta la planteaba el técnico como un enfrentamiento entre él y el periodista. Así fue avanzando la rueda de prensa, intentando aparentar sosiego ante la incómoda situación que atraviesa el equipo. Al ser cuestionado por los pitos que se escucharon desde un sector del Bernabéu hacia su persona, en un alarde de falta de modestia, José Mourinho se situó a la altura de Ronaldo, Zidane y Cristiano Ronaldo, alegando que, si ellos también habían sido cuestionados, ¿por qué él no? Definitivamente, la soverbia del portugués no conoce límites y la situación comienza a ser insostenible. Algunas voces ya apuntan hacia una posible desbandada del técnico a final de temporada.

Sin ir más allá de lo que dijo o dejó de decir, lo cierto es que se vive una situación de tensa calma en el Real Madrid, como si el simple vuelo de una mosca pudiese hacer estallar la situación. Para que esto suceda, mucho tendrá que ver lo que nos depare el partido del próximo miércoles. Si Mourinho vuelve a decidirse por un rácano planteamiento y su equipo cae eliminado, mucho me temo que los acontecimientos podrían precipitarse.

No hay comentarios :

Publicar un comentario