sábado, 21 de enero de 2012

Una camiseta que empieza a perder color

Agresión de Pepe a Casquero en 2009 / RTVE.es
Como viene siendo habitual en los últimos clásicos que se disputan en nuestra liga, el encuentro que enfrentó al Real Madrid y al FC Barcelona genera un post-partido tan largo que en ocasiones se presenta agotador. En esta ocasión, la victoria del equipo blaugrana o el pobre fútbol puesto sobre el campo de los blancos se quedan a un lado dando el protagonismo al pisotón que Pepe le dio “sin querer” a Leo Messi.
La acción no es ni excusable, ni entendible. En mi caso, no he conseguido ver una razón lógica por la cual el portugués tomó esa decisión tan equivocada como bochornosa. No es la primera vez que el luso se emplea en exceso en su labor de asustar al contrario o de mostrar sus armas al equipo rival. Lo hizo en 2007, al poco tiempo de debutar con el equipo blanco, con un escupitajo al jugador del Cádiz, Enrique, y con los años ha ido endureciendo la manera de manifestar su locura transitoria. El jugador del Getafe, Javi Casquero, ya sufrió en sus carnes en 2009 otro momento de violencia como el que la pasada semana le tocó vivir a Messi, eso sí con menos intensidad.
Y parece que esto no tiene remedio. Son muchos los profesionales de este deporte los que se han manifestado al respecto. Uno de ellos, Michel, ex jugador del Real Madrid que defendió la elástica blanca durante más de una década y que ha asegurado que “es tarde para cambiar a Pepe”. Sin duda lo es. El momento de meter en vereda a este jugador empieza a pasar de largo. La directiva de Chamartín debe tomar las riendas del asunto si no quiere que la actitud de un jugador ensucie una imagen cuidada y respetada durante años.
Es ahí donde viene el principal problema. La afición merengue empieza a dividirse. Unos son aquellos que poseen un sentimiento por los colores y por el escudo de su club, club al que han amado durante años, posiblemente desde que supieron qué es eso del fútbol, y que ven como acciones como la del central portugués en el partido de Copa del Rey les obligan a agachar la cabeza con un resentimiento plagado de vergüenza. En el otro lado de la balanza se encuentran aquellos que disfrutaron con el pisotón al argentino. Estos son los mismo que llenos de ira y rencor, aspectos que enmascaran una más que notable envidia, llevaron su máxima rivalidad al extremo pidiendo al grito de “písalo más” una revancha que hasta el momento no se estaba materializando donde debiera.
Con el paso del tiempo veremos las repercusiones a esta acción. De momento, el club blanco se mantiene en silencio, tan solo Mourinho ha salido a hablar algo del tema. Sinceramente, se esperan medidas por parte de la directiva. Esta debería ser quien controle y mantenga los honores del club, ganados durante más de un siglo y que se han conseguido a base de lucha, entrega y siempre con mucho respecto hacia el equipo rival. Esperemos que esto no acabe perdiéndose por el bien del club, del fútbol y de esa parte de la afición que ve en acciones como la del pasado miércoles en el Santiago Bernabeu, cómo se ensucia una camiseta tan blanca que durante años ha sido símbolo de excelencia.

1 comentario :

  1. Hace tiempo que está manchada esa camiseta, sin entrar a valorar acciones o gestos de otros partidos, la imagen del Real Madrid en todos los clásicos habidos desde hace al menos un año, que no han sido pocos, repartiendo una cera desproporcionada o calentando a los rivales en sala de prensa es, cuanto menos, penosa y de equipo absolutamente segundón. Cuando les pegan a ellos bien que aprovechan eventos con los presidentes de otros clubs para recriminárselo a ellos, que por muy presidentes que sean no bajan al campo a jugar, como CR hizo con Cerezo tras el último derbi madrileño. Hace mucho tiempo que el equipo de Chamartín dejó de ser ese club señor que presumía antaño, los gestos de sus jugadores en muchas situaciones, gente como Pepe que tras lo que hace se rie del rival y de España entera alegando que no fue intencionado, cuando todo el mundo lo ha visto, los directivos, que no hacen nada con él, un tal Mourinho tanto por lo que dice, por las acciones que comete o por como trata incluso a la prensa o a otros colegas de profesión o la propia afición, porque no fueron pocos los que rieron la gracia de Pepe del otro día con el "písalo más", por cosas como esas, hace mucho tiempo que el tiene manchada la camiseta.

    ResponderEliminar