lunes, 9 de enero de 2012

¿Te acuerdas de… Roberto Fabián Ayala?

EL PEQUEÑO GRAN MARISCAL
Cromo de Ayala 02-03 / todocoleccion.net
La decimoctava jornada de la Liga BBVA nos dejó uno de los derbis valencianos menos igualados de los últimos años. Villarreal y Valencia se enfrentaron en la noche de ayer en un partido en el que el equipo ché mostró una pésima imagen defensiva, quizás la peor en lo que va de temporada. La falta de contundencia, la escasa solidez defensiva y la mala colocación de sus zagueros fue la tónica del partido. Debido a esto, a mi cabeza vinieron los recuerdos de aquellos años en los que en la zaga valencianista mandaba un tal Roberto Fabián Ayala.
El argentino llegó a Mestalla para vivir de primera mano los años más gloriosos en la historia del club. Procedente del AC Milan y tras jugar en equipos de gran importancia internacional como el Nápoles o River Plate, “el Ratón”, como así le llamaban debido a su altura, se asentó con rapidez en la disciplina valencianista tanto dentro como fuera del campo. Sus siete temporadas (2000-2007) estuvieron repletas de éxitos deportivos y de una simbiosis perfecta con la afición que veía en él la entrega y la lucha personificada. Con Ayala en sus filas, el Valencia ganó dos Ligas, una Copa de la UEFA, una Supercopa de Europa y una Supercopa de España. Además a estos títulos hay que sumar la final de la Liga de Campeones del año 2001 que el equipo perdió en la tanda de penaltis frente al Bayern de Munich.
Son muchos los triunfos en los que este ha colaborado. En el recuerdo quedan duelos espectaculares y partidos épicos que han elevado a Ayala a lo más alto del panorama futbolístico internacional. A pesar de ser un jugador menudo (1,77), su portentoso salto le dio la victoria en muchos de los duelos frente a delanteros de una altura bastante mayor. Esta virtud también le ayudó en la consecución de numerosos goles a saques de esquina. Por ello es y será recordado siempre, ya que ejerciendo de mariscal nadie podía discutir su valía, la cual en ocasiones se veía ensuciada por su juego contundente y, en ocasiones, duro.
Ayala en el Valencia / elmundo.es
Sus últimos años en el Valencia fueron empañados por las lesiones que le fueron abriendo las puertas del club. El Villarreal fue quien firmó su fichaje, aunque el pago de la cláusula de rescisión de seis millones de euros por parte del Zaragoza hizo que el jugador no llegara a vestirse con la elástica amarilla. Esto provocó la ira de la directiva del “submarino amarillo” que veía como se escapaba uno de sus principales refuerzos. Ya en el Zaragoza, las lesiones volvieron a enturbiar su paso por el conjunto maño, aunque siempre que “el Ratón” saltaba al campo, el orden y la disciplina corrían en beneficio del espectador. Todo esto le sirvió también para ser uno de los fijos de la selección argentina que con él en sus filas se hizo con un Oro en los Juegos Olímpicos de Atenas en 2004. Con la albiceleste jugó 115 partidos entre 1994 y 2007 logrando un total de siete goles.
En la vida hay jugadores que por uno motivo u otro quedan en la retina del respetable. Ayala es uno de esos jugadores que crean afición y estrechan lazos de unión. Lejos de aquellos futbolistas que enganchan por su calidad con el balón en los pies, el argentino atrapó a la afición ché, a Argentina y a la del resto de equipos de la Liga por su entrega y disposición en el campo. Sin duda, uno de los mejores centrales del mundo que en España tuvimos el placer de ver y disfrutar.

1 comentario :

  1. Grande Ayala. Recuerdo que el Madrid también estuvo detrás de su fichaje.

    Leyendo el artículo me he acordado de otro defensa que merecería un reportaje, su cumpañero de zaga en ese equipo: Miroslav Djukic

    Saludos!

    ResponderEliminar