miércoles, 4 de enero de 2012

Los octavos de Copa comienzan con fuerza

Imágenes de los partidos / Onda Cero - RTVE - Telecinco - ABC
Tras los atracones de navidad, el ritmo de competición ha pillado en bragas a más de uno. Los primeros partidos de octavos de final de la Copa del Rey nos dejaron varias sorpresas y alguna más que pudo haber llegado…

El primer partido de la noche de ayer enfrentó a Albacete y Athletic de Bilbao en el Carlos Belmonte y acabó en tablas. Ambos equipos parecían estar aún de celebración, pues nos regalaron un partido tedioso. El conjunto de Primera no pudo imponerse a un Albacete que plantó cara, pero que tampoco estuvo acertado de cara a puerta. Los del loco Bielsa dejaron latente su falta de gol cuando no juega Fernando Llorente. La brega de Íker Muniaín no fue suficiente ante un Albacete bien plantado que demostró que la eliminación del Atlético de Madrid no fue un accidente.
Después se enfrentaron otro equipo de Primera y uno de 2ªB. El Mirandés recibió al Racing de Santander con las espadas en todo lo alto y le endosó un serio correctivo. Comandados por un gran Pablo Infante (que trabaja en un banco), los de Pouso se impusieron al Racing con contundencia (2-0), como ya hicieron con el Villarreal. De esta manera, el cartel de equipo revelación de 2012 en esta competición parece tener un claro dueño.
A la misma hora se disputó el partido Alcorcón-Levante. Los de Anquela salieron sin complejos ante la sensación de la Liga BBVA y pronto se adelantaron en el marcador, merced a un golazo de Borja, que también hizo de las suyas en el ya mítico Alcorconazo. Poco después empató el Levante por medio de Pallardó, con un disparo desde la frontal. Así se llegó al descanso. Tras este, el equipo local, llevado en volandas por su afición, logró adelantarse de nuevo en el marcador gracias a un remate de Nagore, que acabó introduciendo en su propia puerta Del Horno. No se movió más el marcador y la eliminatoria queda abierta para el partido de vuelta.
Y el último partido que se disputó fue el más esperado de la jornada (con permiso del Valencia-Sevilla). El Bernabéu se llenó para recibir al Málaga de los petrodólares y el partido no decepcionó a nadie. El equipo de Mourinho saltó al césped con Callejón y Kaká, quedándose Özil en el banquillo una vez más. El partido comenzó con dominio del Madrid pero sin ocasiones claras de gol. Poco a poco, el equipo malacitano fue sacudiéndose ese dominio, gracias a un gran partido de Isco y Cazorla. Este último fue el encargado de poner en juego sendos saques de esquina que acabaron en gol (Sergio Sánchez y Demichelis), tras una pésima defensa del Madrid. Un buen Málaga necesitó bien poquito para llegar al descanso con dos goles a favor. Tras el intermedio, Mourinho revolucionó el partido con un triple cambio: Arbeloa, Callejón y Kaká (este último tras un partido vergonzoso), dejaron su sitio a Khedira, Özil y Benzema. El equipo blanco pareció otro en el segundo periodo. Con una presión asfixiante metió al Málaga en su campo, que solo esperaba materializar alguna contra. Khedira abrió la lata e Higuaín aprovechó un clamoroso error de Sergio Sánchez para batir a Caballero. El gol definitivo lo logró Benzema tras un gran pase de Higuaín. El francés se colgó su equipo a la espalda y cerró así un partido brillante. Su inmensa calidad, siempre al servicio del compañero, hace de él una de las mayores atracciones para la próxima Eurocopa.
Hoy nos esperan el Real Sociedad-Mallorca y el Barcelona-Osasuna. La primera eliminatoria está muy igualada y la segunda tiene un claro favorito que tendrá que luchar para doblegar a un Osasuna que tiene el partido de vuelta en su casa.

1 comentario :

  1. Billy Floyd opina que la final soñada por todos sería un Mirandés-Albacete. Terrible!!

    ResponderEliminar