miércoles, 25 de enero de 2012

La Batalla del Ebro se queda en Miranda

Los jugadores celebran el gol decisivo de Caneda / As.com
¡Increíble! Menudo partidazo y menuda tensión la vivida en el campo de Anduva en la noche de hoy. El Mirandés ya ha conseguido una hazaña consiguiendo llegar a las semifinales de la Copa del Rey, situación nunca antes vivida en la ciudad de Miranda de Ebro. La victoria del equipo rojillo por 2-1 ante el RCD Espanyol ha sido solo un paso más en la impoluta trayectoria del equipo en esta temporada.
Las líneas de este texto ya hablaban de una terrible pérdida para el devenir de las semifinales del torneo. El partido andaba ya por el minuto 90 y el equipo burgalés se quedaba fuera después de haber jugado unas eliminatorias de gran nivel, sin duda del primer nivel. El añoro de ver a un club de ligas inferiores enfrentándose a Madrid o Barça en una hipotética final se quedaba atrás. Volvían las viejas pesadillas que venían vetando durante años a los equipos pequeños de las fases finales de la Copa del KO. Equipos como el Numancia o el Alcorcón esperaban con resignación al equipo de la orilla del Ebro para darle la bienvenida al oasis futbolístico de aquellos que pudieron ser y al final no llegaron.
Pero tendrán que esperar, al menos hasta ver qué pasa en las semifinales. Allí ya espera el Mirandés después de dejar a otro equipo de primera en la cuneta tras anotar en el minuto 92 el gol decisivo que les da el pase. El RCD Espanyol solo puede decir que las ganas de hacer historia pudieron con su buen planteamiento del partido. El equipo catalán no pudo hacer más. Los de Pouso les ganaron en garra, en lucha y, sobre todo, en deseos de ser grandes. Hoy lo son.
El partido no defraudó, ambos ofrecieron todo lo que tenían en sus manos. En la primera parte, un conformismo más que notable por parte de los dos equipos que, además, veían como el respeto que sentían hacia el rival, les impedía arriesgar en las marcas para evitar sorpresas en el marcador. El equipo de Pochettino venía con una ventaja del partido de ida y el empate a cero les metía en las “semis”. Con el comienzo de la segunda parte y, sobre todo, con el gol tempranero de Rui Fonte que daba más ventaja al Espanyol, el Mirandés apostó por volver al juego que les está haciendo triunfar tanto en Liga (primeros a seis puntos del segundo y con tan solo un partido perdido) como en Copa. Esto y un espectacular Pablo Infante, el capitán pide ofertas de equipos de primera a gritos, les devolvió la eliminatoria con el gol a última hora de Caneda, único militante del equipo en jugar en primera división, y hoy Miranda, Burgos y más de media España lo celebra.
Mañana, muchos de los jugadores tendrán que volver a su rutina diaria y ocupar los puestos de trabajo que les ayudan a llevar la comida a la mesa. Lejos de cobrar los sueldos multimillonarios de Messi o Cristiano Ronaldo, la Copa del Rey les está situando a su altura en lo futbolístico. El argentino y el portugués aún no han llegado, mañana veremos quién lo hace. De momento, un equipo ya les espera después de haber luchado como un auténtico escuadrón en la Batalla del Ebro que en la noche de hoy les ha alzado a lo más alto. Esperemos que en sucesivos partidos nos sigan ofreciendo sus credenciales para culminar el sueño en la final del 25 de mayo, fecha en la que el Mirandés podrá darle a España aquello que lleva ansiando mucho tiempo, que el pez pequeño se meriende a los peces grandes.

No hay comentarios :

Publicar un comentario