domingo, 8 de enero de 2012

¿El último año de CR7 en el Madrid?

Altintop felicita a CR7 tras el gol que este no quiso celebrar / lainformacion.com
Algo cambió en el madridismo el último 10 de diciembre. Tras el nefasto partido de Cristiano Ronaldo aquella noche, los pocos críticos del jugador portugués comenzaron a tomar la palabra en las gradas del Santiago Bernabéu. Ayer, en el partido que enfrentó al Real Madrid con el Granada y que acabó ganando el equipo local por 5-1, se volvieron a escuchar silbidos tras el enésimo lanzamiento de falta que CR7 envió al graderío.

Nunca fue Cristiano un jugador excesivamente generoso con sus compañeros. Eso no es nuevo. Son muchos los partidos en los que acabó con el ceño fruncido tras una goleada de su equipo en la que él no fue el protagonista. Es algo innato en él contra lo que no podría luchar, aunque quisiese. No obstante, le debe mucho a ese carácter tan competitivo que tantas veces le ha hecho levantarse para volver a superarse. Lo malo es que esos gestos de contrariedad no gustan a todo el mundo. Partiendo del tópico Lo importante es el equipo, la afición no entiende que un jugador no celebre el gol de un compañero, como tantas veces ha hecho el actual siete madridista.
Ayer Cristiano fue un jugador terrenal. Cuajó un buen partido en el plano colectivo, pero no brilló en el aspecto individual, donde se mostró algo apático y errante. Cubrió sobradamente su papel de compañero, ofreciendo alternativas e incluso realizando labores defensivas. Esto sería suficiente para que el 99% de los futbolistas se fuese a la ducha con la sensación que deja un trabajo bien hecho. Pero Cristiano Ronaldo no se encuentra en ese grupo.
Últimamente se ha abierto un debate sobre quién debe lanzar las faltas en el equipo blanco, dado el pésimo porcentaje de acierto del astro portugués. Él es el principal especialista en tales lides, no seré yo quien lo ponga en duda. Pero son ya muchos los que piden a Özil, a Xabi Alonso e incluso a Sergio Ramos para que pongan en juego algún que otro libre directo. Cristiano no es ajeno a lo que se dice de él, como ya demostró con sus declaraciones tras su hat-trick en Sevilla, por lo que estoy seguro de que esta nueva situación le afecta.
Esto último lo manifestó anoche tras anotar el quinto gol de su equipo en los minutos finales del partido, que cerraba la goleada ante el humilde Granada. Un gol con tanto valor como su posterior e inexistente celebración. CR7 manifestó su malestar prescindiendo de toda manifestación de alegría tras la consecución del tanto, abriendo así un debate sobre la situación que atraviesa en el equipo. La confirmación de Benzema como crack rotundo, el acierto goleador de Higuaín o la sorprendente irrupción de Callejón; le están relegando a un segundo plano en las portadas, algo con lo que él no está acostumbrado a convivir. Sin pasar por alto la magnífica temporada que está cuajando el crack de Madeira, nadie es ajeno a esta situación incómoda que su ego infinito le impide superar.
Todo esto me invita a pensar que quizá no le quede mucho en el Real Madrid si esta temporada no finaliza de manera exitosa. Si el curso no supera al anterior y si Cristiano no se muestra realmente determinante en los partidos importantes, esta situación extraña podría tornarse en insostenible en apenas unos meses. Él nunca le ha jurado amor eterno a la parroquia madridista y esta no le tolerará muchos partidos como el último ante el Barça. Veremos cómo se suceden los acontecimientos.

2 comentarios :

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Si los cuartos de final de Copa enfrentan a Real Madrid y Barcelona, Cristiano tendrá la oportunidad de demostrar hasta dónde es capaz de llegar.
    Por otra parte, espero que el partido del pasado 10 de diciembre le haya hecho reflexionar. La ansiedad no es buena compañera. Sin duda es la asignatura pendiente que más pondera, no sólo en esta época en Madrid, sino en toda su carrera.

    ResponderEliminar