lunes, 16 de enero de 2012

El orgullo también gana partidos

Messi disputa el balón con Mario / mundodeportivo.com
Todo hacía presagiar que la noche de ayer iba a ser un plácido paseo previo al Clásico del miércoles para un Barça con la mente puesta en el equipo de José Mourinho y poco informado de las armas de un Betis cuyo entrenador, Pepe Mel, había avisado de que no viajaban a la Ciudad Condal “para hacer turismo ni sacarse fotos”. La tranquilidad fue aún mayor cuando en el minuto 12 Xavi y Messi ponían el 2-0 en el marcador tras dos jugadas aisladas muy bien encauzadas por Iniesta y Alexis, los dos mejores del Barça en el día de ayer.
Pero este par de aciertos no hacían otra cosa que ponerle maquillaje al mejor juego del Betis, al cual su poco tino a la hora de rematar y las buenas paradas de Valdés privaban de una ventaja clara hasta ese momento. No obstante, una de las cosas que hacen grande al conjunto de Mel es su paciencia y fe en un juego que puede hacerles conseguir metas más grandes que la permanencia en años venideros. Si el fútbol fuera justo, el Betis se habría ido al descanso ganando al actual campeón de Europa y no solo por un gol. El buen hacer de los andaluces, que discutieron (y de qué manera) la posesión de balón al Barça, no se vio recompensado hasta el minuto 32, cuando Rubén Castro remataba a bocajarro un excelente servicio de Salva Sevilla desde la izquierda. Con el 2-1 se llegó al descanso, con un público asombrado ante lo que estaba viendo pero tranquilo por la ventaja de su equipo en el marcador. Pero los de Mel no son de los que se rinden fácilmente y salieron del vestuario convencidos de que podían seguir haciendo daño a uno de los dos gigantes de la Liga BBVA. Estaban en lo cierto, y en el 52 Roque Santa Cruz hacía el empate tras culminar con un disparo precioso una buenísima jugada colectiva. Mención especial merece Jorge Molina, el mejor de los sevillanos ayer, un delantero con mucha inteligencia y poco gol que concibe el juego colectivo del estilo Mel a la perfección.
Fue entonces cuando el Barça vio realmente amenazada la lucha por la Liga y se propuso ganar el partido por primera vez en 60 minutos. Más por empuje que por juego, los de Guardiola arrinconaron a un Betis que pagó peaje físico por su gran primera parte y al cual terminó de rematar la expulsión de Mario por doble amarilla en el minuto 70. Seis después, Xavi encontró a Alexis con un pase en profundidad que el chileno supo culminar de manera brillante con un tiro raso y duro que Casto llegó a tocar pero no pudo desviar. El 4-2 de Messi no hizo otra cosa que constatar una dura, injusta y dolorosa derrota bética, un conjunto atrevido, valiente y con una idea clara del equipo que quiere ser. No le sirvió para ganar en esta ocasión, pero sin duda que ha sido lo mejor que se ha visto en el Camp Nou en la temporada 2011-2012 en forma de equipo visitante.
A estas alturas ya nadie duda de que si en algo ha acertado el Barça este curso es en los fichajes. Cesc y Alexis no pueden ser discutidos en cuanto a su calidad futbolística y su rendimiento está por encima de lo que muchos esperábamos cuando fueron contratados. Además, en el caso del chileno, su espíritu batallador fue capaz de contagiar a un equipo cuya alma de boxeador incansable se había marchado el día que Samuel Eto’o fue enviado al Inter de Milán. Nuevas vías de ganar en Can Barça.

2 comentarios :

  1. Lo mejor que he leído en una semana, digna crónica para un dignísimo espectáculo futbolero que nos dieron ambos conjuntos. Gracias por esta entrada.

    ResponderEliminar
  2. grandisimo Pepe Mel, grandisimo Betis, y grandisimo articulo!!!
    ya es hora de reconocer a los equipos que sin tener porque (podrian limitarse a ir arañando puntos de cualquier manera,tipo Sporting,Racing,Osasuna,etc...), creen en jugar bien sea cual sea el rival y no se achantan ante nada ni nadie...
    tiene mucho mérito lo del Betis...

    DM9

    ResponderEliminar