viernes, 9 de diciembre de 2011

Por una Copa digna

El Madrid celebra el título conseguido en la última edición / livefootball4u.com
Los equipos de la Liga BBVA volvieron un año más a competir en la Copa del Rey con la llegada de la ronda de dieciseisavos de final. En concreto, fueron Atlético de Madrid y Athletic de Bilbao los que se batieron frente a Albacete y Oviedo, respectivamente, con suerte muy dispar. Los de Gregorio Manzano mostraron su peor cara en el Carlos Belmonte y cayeron ante los manchegos por 2-1, mientras que los jugadores de Bielsa ganaron por la mínima en terreno asturiano por 0-1 gracias a un tanto de De Marcos. Pero lo importante no fueron los resultados, sino la sensación de apatía, aburrimiento y pereza que despierta al aficionado una competición devaluada por sus propios organizadores y que está pensada para favorecer a los equipos presentes en la máxima competición liguera y por, ello, carente de emoción para la mayoría de futboleros de este país.
Lo cierto es que son muchas las voces que piden una reforma profunda en el sistema de competición de la Copa del Rey, y no les fata ni una pizca de razón. Hay diversas maneras de que el popularmente conocido como ‘Torneo del KO’ suba varios peldaños en el nivel de emoción que provocan sus partidos, lo cual reportaría mayor atención mediática y, por consiguiente, un aumento de reputación que serviría para que los equipos de Primera División dejaran de tomársela a la ligera. La primera y principal es instaurar definitivamente un sistema de competición a partido único, a imagen y semejanza de la FA Cup y de la Curling Cup en Inglaterra. Se jugaría siempre en el campo del equipo que perteneciera a una categoría inferior, mientras que  el escenario de los duelos entre equipos de la misma división se elegiría por sorteo. Este es el primer paso, pero es necesario que este sistema se dé en todas las rondas de la Copa y no solo hasta octavos de final, como ocurría hasta la temporada 2004/05. Supondría un aligeramiento importante para un calendario futbolístico ya de por sí bastante cargado. Recuerdo seguir esas eliminatorias con bastante atención por la radio, ya que las sorpresas eran constantes y tanto Real Madrid como Barcelona quedaron apeados a las primeras de cambio con este formato.
Otra medida que también ayudaría sería otorgar una plaza de Champions League al ganador de la misma. Sabe a poco premio una plaza en la Europa League después de alzarte con un título que, a priori, es más duro de conseguir que la cuarta plaza de la Liga BBVA No me cabe en la cabeza que un cuarto puesto sea mejor premiado que un primero, aunque sea en competiciones distintas. Para la Copa también es importante fidelizar al espectador en cuanto a fechas y lugares. Es urgente que el calendario permita que no haya tanto tiempo entre las rondas que van desde dieciseisavos hasta semifinales, jugadas desde diciembre hasta febrero sin descanso, en comparación con la final, para la cual hay que esperar dos largos meses desde que se conocen los finalistas. Sin duda, una chapuza organizativa solo a la altura de la RFEF. Eso o idear un sistema de competición en un corto espacio de tiempo (2 ó 3 semanas) en el que se parase la Liga y solo se jugara la Copa. ‘Renovarse o morir’, que suele decir la gente en ocasiones como esta. Esperemos que Villar y compañía reaccionen y den a la Copa un prestigio que, sin duda, merece.

No hay comentarios :

Publicar un comentario