martes, 13 de diciembre de 2011

No todo en la Liga es Madrid y Barça

Logo oficial de la Liga BBVA / Vavel
En un fin de semana en el que toda la atención de los medios la acaparaba el partido que se jugaba en el Santiago Bernabéu, muchos otros encuentros rellenaban una jornada de competición que se presentaba inalterable para las agendas de los medios de comunicación nacionales programadas en torno al clásico. El Madrid-Barça ensombreció grandes partidos como el Betis-Valencia o el Levante-Sevilla que pusieron una guinda de lujo a la decimosexta jornada de la Liga BBVA.
Con las conclusiones del “partido del siglo” en la mano, la semana se abre con la vista puesta en los partidos de la infravalorada Copa del Rey y en el mundialito de clubes en el que el FC Barcelona parte como principal favorito, más aún con el resultado de este fin de semana bajo el brazo. Pero no toda la liga es el enfrentamiento entre los dos primeros clasificados. Bastante es tener que aguantar y claudicar ante esta lucha bipolar como para encima obviar todo lo que no está dentro del espectáculo entre estos dos equipos.
El tercero en discordia, el Valencia, está empezando a descolgarse de la liga de dos, y con el resultado de esta jornada ante el Betis, también se aleja de la posición privilegiada de la otra liga. El tercer puesto empieza a peligrar y, a día de hoy sin el dulce de la Champions entre manos, pocas son las alegrías que el equipo ché puede presentar a sus aficionados si ni siquiera es capaz de sujetarse a lo único que le salvo la temporada pasada, ser campeón de la liga terrenal. Contra el Betis se dejó tres puntos en el camino al pasar de ir ganando por la mínima a perder 2-1 en los últimos tres minutos de partido. La sensación de cobardía y de conformismo dibujada en el planteamiento del partido y en la actitud de los jugadores fueron motivos más que suficientes para que la afición valencianista esté descontenta con su equipo. Un gran equipo bético le ganó en ganas, en entusiasmo y, sobre todo, en la necesidad de puntuar.
Los problemas se le sumaron a los de Mestalla al ver que con su derrota y la victoria de su más directo perseguidor, el Levante se pone solo un punto por debajo, la jornada le ha salido bastante peor de lo que se podría prever a tan solo 3 minutos del pitido final. Y es que este año el Levante sí que puede poner en problemas al equipo de Unai Emery. Lo que al principio de temporada parecía fruto de la coincidencia, tras el partido que enfrentó al equipo levantinista con el Sevilla ese planteamiento queda lejos de la realidad. Los granotas se están quitando del camino a rivales directos para unas posibles aspiraciones de futuro con miras a la Champions. Real Madrid, Málaga, Villarreal y Sevilla son algunas de sus víctimas en esta temporada. Los andaluces pagaron con la derrota (1-0) un error absurdo entre Negredo y Varas que Nano aprovechó tirando de pillería. Con el resultado a favor, al equipo valenciano le quedaba por hacer lo que mejor sabe: defender con todas sus armas y dejarse la piel en el campo.
Los empates a uno de Villarreal-Real Sociedad, del Málaga-Osasuna y del Athletic-Racing; las victorias a domicilio de un gran Sporting (1-3 ante el Rayo) y del Mallorca por la mínima ante el Zaragoza que sigue colista; y las victorias locales del Getafe (1-0 al Granada) y del Espanyol 4-2 al Atlético de Madrid en lo que puede ser el final de Manzano en el club rojiblanco, pusieron el cierre a esta jornada ensombrecida por el clásico.

No hay comentarios :

Publicar un comentario