sábado, 17 de diciembre de 2011

Moralidad con guarnición de Cordura para la RFEF, por favor

Ángel María Villar, presidente de la Real Federación Española de fútbol / Orange
La comodidad que da el comentar las cosas desde el sofá de casa, facilita la labor de aquellos que critican y hablan acerca de todo lo que ocurre a su alrededor. Ya se sabe, la sociedad es inconformista, es algo que nos viene intrínseco. Pero no siempre es así. En ocasiones, las críticas en contra de los altos estamentos de nuestra sociedad van fundamentadas y creadas en base a unas nociones que nos salen por el mero hecho de ser personas: la dignidad, la educación, el respeto o la cordura reinan en los valores que nuestras familias nos inculcan desde pequeños. Algunos de estos parecen no estar presentes en algunos reglamentos oficiales. La Real Federación Española de Fútbol el pasado fin de semana dio, una vez más, una muestra inexistente de valores éticos.
Durante el partido que enfrentó en la decimosexta jornada de la Liga BBVA, más conocida como la jornada del “Clásico del Siglo”, al RCD Espanyol y al Atlético de Madrid en el Estadio de Cornellá, el jugador catalán, Sergio García, decidió dedicar su gol a su suegro enfermo mostrando una camiseta en la que se leía “Ánimo Suegro”. Este hecho parece haber provocado la ira o el malestar del máximo organismo del fútbol de este país. El club perico deberá asumir una multa de 300 euros por incumplir el artículo 122 del Reglamento de la RFEF. Según este: “El jugador no puede ser sancionado. Pero advirtiéndose que fueron empleados del club –los únicos que pueden estar en el área técnica- quienes le suministraron el objeto con el que pudo realizar la acción, por actos de sus dependientes que debe controlar, comete el R.C.D. Espanyol de Barcelona, SAD una conducta contraria al buen orden deportivo, de las tipificadas en el artículo 122 del Código Disciplinario de la RFEF, correspondiendo imponerle la sanción en la cuantía media de 300 €”.
No es la primera vez que tanto este digno estamento como otro del mismo nivel en lo que a dignidad se refiere, el Código disciplinario de la RFEF, “sacan los pies del tiesto”. Messi o José Callejón, entre otros, han sufrido el castigo moral de este código tan inmoral. El jugador argentino del FC Barcelona vio como en enero de este año, la celebración de su gol en la que se levantó la camiseta para mostrar una felicitación a su madre, le suponía una multa de 2000 euros. Por su parte, el actual jugador del Real Madrid vivió en su época en el RCD Espanyol algo parecido a lo que le ha pasado a su ex compañero, Sergio García. En septiembre de 2010, poco tiempo después de perder al capitán del equipo en el que militaba en ese momento, el jugador granadino celebró un gol suyo ante el Almería sacando una camiseta con el rostro de Dani Jarque. El árbitro, Teixeira Vitienes, consideró que “ese rostro serigrafiado y no identificado” merecía una tarjeta amarilla y, a la que más tarde el Código Disciplinario añadiría una multa de 2000 euros.
Ambos castigos atienden al artículo 91.1 del Código Disciplinario de 2011-2012 en el que se alega: “El futbolista que, con ocasión de haber conseguido un gol o por alguna otra causa derivada de las vicisitudes del juego, alce su camiseta y exhiba cualquiera clase de publicidad, lema, leyenda, siglas, anagramas o dibujos, sean los que fueren sus contenidos o la finalidad de la acción, será sancionado, como autor de una falta grave, con multa en cuantía de 2.000 a 3.000 euros y amonestación”. Todas estas sanciones contemplan castigos, según ellos, ejemplares y similares a aquellos que se imponen por agresiones o insultos. Increíble, pero cierto. En muchos otros charcos deberían meterse antes de tocar temas que requieren un alto grado de moralidad que con lo que aquí vemos, por ahora le queda muy lejos.

1 comentario :

  1. La verdad, es que siendo una federación de fútbol, parece increíble que sopesen una sanción "ejemplar" por este motivo. Por ello creo que perdieron el "rumbo", si bien es cierto que empujados por la FIFA, organismo pionero en prohibir los mensajes en las camisetas, ya sean de religión (muy tipicos en jugadores brasileños) como felicitaciones a las madres(de los argentinos. Pero tratándose de jugadores fallecidos, o lesionados, así como el recuerdo de los "más desfavorecidos" deberían levantar la mano y dar ejemplo de civismo, porque están comparando estas sanciones a las de escupir, agredir o tirar objetos...en fin

    ResponderEliminar