martes, 15 de noviembre de 2011

Una suerte trabajada

Guti el día de su despedida en el Bernabeu / Marca.com
El día comienza con la noticia de que Guti rescinde su contrato con el Besiktas turco. Es una noticia que se lleva cociendo durante días debido a que el entrenador Carlos Carvahal no cuenta con el jugador español para su equipo. En esta temporada tan solo han sido tres los partidos en los que ha participado el ex del Real Madrid. La calidad que atesora en sus botas, su visión de juego y su último pase han sido marca personal a lo largo de su carrera. Lástima que muchos centrasen su atención en lo que hacía fuera de los terrenos de juego, olvidando así aquello con lo que nos deleitaba dentro de ellos.
Desde su llegada con nueve años y hasta el final de sus 14 temporadas en el club blanco, José María Gutiérrez, Guti, ha dado todo lo que tenía por disfrutar de minutos en el Real Madrid. En 1995, con Valdano y Cappa en el banquillo, el joven centrocampista debutó tímidamente en el primer equipo. Pero su momento llegó con Vicente del Bosque en la temporada 1999/2000. El salmantino confió en todo aquello que muchos no ven, confió en un joven canterano que se codeaba en ese momento con lo mejor de lo mejor del panorama mundial de este deporte. Este buen momento le sirvió para debutar con la selección, lugar donde apenas valoraron su rendimiento.
El problema de su consolidación vino acompañado del asentamiento de Florentino Pérez como presidente del club de Chamartín. La filosofía de fichar a megaestrellas y crear el “mundo galáctico” no favoreció en nada al 14. La llegada de los fichajes del presidente blanco fue variando su posición. Primero Figo, luego Zidane, más tarde Ronaldo y, finalmente, Beckham. Todos y cada uno de ellos influyeron en su demarcación. Con Zizou, Guti perdió su posición, con Ronaldo, el canterano salió de la posición de delantero donde había anotado 14 goles esa temporada, sacando a su equipo de un problema debido a la lesión de sus delanteros. Cuando parecía haber encontrado su puesto junto a Figo, Zidane y Ronaldo, la llegada de Beckham le relegó al banco. Nuca nadie le regaló nada.
El pasador perfecto. Esa podría ser la mejor manera de definirle. Todos recordamos aquellas jugadas que Guti ha regalado a nuestras retinas. Además de los mencionados “galácticos”, jugadores como Robben, Raúl, Robinho, Van Nistelrooy, Higuaín y un largo etcétera se han beneficiado de sus asistencias. Con Schuster en el banquillo, se convirtió en el máximo asistente de la competición con 18 asistencias. Suyo fue también el gol número 5000 en la historia del Real Madrid en liga. Méritos insuficientes para él y más que reconocidos para otros.
A pesar de todo esto y de seguir un nivel de juego que pocos jugadores en el mundo han contemplado, el del Torrejón ha contado a lo largo de su carrera con más detractores que seguidores. Su irregularidad, sus juergas nocturnas y sus expulsiones absurdas han servido a todos estos para atacar al jugador y justificar en ocasiones su bajo rendimiento. Su salida del Bernabeu se produjo entre silencios. La salida de Raúl ensombreció su marcha, los dos primeros capitanes se iban y todos los flashes fueron para el 7 blanco. Inmerecido trato para aquel que había dado todo por su club, por el club de su vida como él así siempre lo ha sentido.

2 comentarios :

  1. Gran entrada, Borja. Guti es y será un grande SIEMPRE. Uno de esos jugadores que no dejan indiferente a nadie.

    ResponderEliminar
  2. Uno de los mayores ejemplos de talente desperdiciado que hubo, hay y siempre habrá en el deporte. Guti nos ha dejado grandes detalles, pero a mi siempre me dio la impresión de que pudo ser muchísimo más grande de lo que ha sido si se hubiera centrado en su momento. Su irregularidad era, a veces, desesperante.
    No obstante, mereció alguna que otra oportunidad más en la Selección. Por otro lado, espero que no se retire aún y nos deje algún detalle más en la Liga BBVA, porque este tipo tiene clase para rato, la clave está en su motivación.

    ResponderEliminar