lunes, 7 de noviembre de 2011

Un empate con sabor a leyenda

Iniesta ante la oposición de De Marcos / Sport.es
Menudo espectáculo el que nos han ofrecido esta noche el Athletic de Bilbao y el FC Barcelona en el partido que enfrentaba a ambos equipos esta noche en San Mamés. Los 22 jugadores han sacado en beneficio del espectáculo sus mejores armas para afrontar este duelo que ha dejado un sabor a partido de los que se recuerdan con el paso de los años. El empate a dos que reflejaba el marcador tras el pitido final, no es más que un desenlace que muchos deseábamos no llegara.

Eran muchos los ingredientes que acompañaban al enfrentamiento para ser uno de esos que a uno le dejan atado al sillón. Un día de perros que convertía el terreno de juego en un auténtico campo de batalla. Muchos han sido los jugadores que han sufrido en sus carnes lo resbaladizo que estaba el campo debido a una intensa lluvia que ha acompañado todo el partido. A esto, sumarle lo que se jugaban ambos equipos. El Barcelona necesitaba la victoria para no perder el hilo de la liga, a pesar de que aún queda mucha, después de que el Madrid hubiese desayunado café con goles, siete exactamente le ha endosado a Osasuna. Los bilbaínos, por su parte, necesitaban una victoria ante un grande. Las ideas de Bielsa comienzan a tomar forma y necesitaban mostrar el trabajo de pizarra de “el Loco” ante un rival difícil.

El once inicial de cada equipo y los primeros minutos tras echar a rodar el balón hacían presagiar el devenir del encuentro. Los blaugrana salían con sus ya
conocidas rotaciones que tenían a Messi como protagonista, ya que el argentino se enfrentaba a uno de sus “campos malditos”. Nunca había marcado en San Mamés. El Athlectic salía con un planteamiento en el que la marca al hombre, especialmente a los tres bajitos (Xavi, Iniesta y Messi) y la línea defensiva muy adelantada destacaban por encima de todo.
Lucha, lucha y más lucha ha sido el denominador común. Echando la vista atrás, recuerdo pocos partidos en los que el despliegue físico, sobre todo de tal dimensiones, haya estado en prácticamente los 90 minutos, prueba de ello los dos goles en los últimos 10. Son muchos los medios que a pocas horas del pitido final, ya han destacado en sus ediciones web lo mítico del partido. El resultado final, un mero ejemplo de lo injusto que a veces es el fútbol u otro ejemplo de lo bonito que es este deporte.

2 comentarios :

  1. Qué buena la última frase!.

    ResponderEliminar
  2. El despliegue físico de anoche era digno de una final de Champions, solo que sin la Champions de por medio. Un par-ti-da-zo. Para tenerlo en las videotecas de cualquier aficionado al fútbol, ya seas del Athletic o del Barça.
    El mejor partido de Liga hasta el momento, de largo. Punto.

    ResponderEliminar