lunes, 14 de noviembre de 2011

Solo faltó el gol

Xabi Alonso y Lampard en un momento del partido / AP
La derrota cosechada por España contra Inglaterra el pasado sábado está motivando opiniones de todos los colores con respecto a la mala racha del combinado nacional en los últimos amistosos que ha disputado. Argentina, Portugal, Italia y la selección de Capello han conseguido derrotar en los últimos tiempos a la campeona del mundo, poniendo así tímidos parches a su nefasto rendimiento y resultados en los torneos oficiales más recientes.
Llama la atención que algunos se escandalicen hasta límites insospechados cuando nuestra selección pierde contra estos equipos. En primer lugar, nosotros mismos y, después, vienen los titulares en forma de deseos propios desde el exterior. Parece que a algunos les ha escocido bastante esta derrota por la mínima en Wembley, pero mi visión es optimista: a España solo le faltó gol en ese partido, hecho provocado por dos motivos, que fueron, en primer lugar, el carácter amistoso del encuentro y, en segundo, la inclusión de un solo delantero nato en el once inicial contra un equipo entrenado por Fabio Capello, lo que quiere decir conjunto defensivo donde los haya. No obstante, mi valoración es que la falta de tensión competitiva fue el factor clave para que los jugadores de Vicente del Bosque no fueran capaces de hacer ningún gol. Con esto no estoy diciendo que se dejaran ganar, pero este tipo de partidos son intranscendentes, no aportan nada (solo un puñado de euros a la RFEF) y los jugadores no dan el máximo, igual da que el rival sea Inglaterra y el escenario el mítico estadio de Wembley.
A falta, pues, de conclusiones claras, sí que España y el partido en general me dejaron diversas sensaciones, tanto individuales como colectivas. En las primeras, tengo que destacar de nuevo a Silva, el jugador español en mejor forma del momento. Se entiende a la perfección con los demás jugones y entre líneas es un filón. Es importante que siga jugando así. Más negativa es la percepción que me deja Villa. Aunque es verdad que en la selección juega más suelto y con mayor libertad, no está acertado y parece bloqueado mentalmente. Era un partido para ver a Llorente desenvolverse y permitirle así opositar para ser el delantero centro titular, pero eso, lamentablemente, no sucedió. En cuanto a las sensaciones que me dejó el equipo en sí, no tengo dudas de que en un torneo importante, ya sea Eurocopa o Mundial, el resultado hubiera sido muy distinto y favorable para los de Del Bosque. Con esto no quiero decir que Inglaterra no pueda ganar nunca a España, porque puede, pero tras escuchar la frase de “Capello se va a la cama pensando que puede ganar a la campeona del mundo sin apenas hacer nada” solo puedo decir que cualquier selección puede ganar a España en un descuido. Ya lo hizo USA en la Copa Confederaciones o Suiza en el Mundial, pero a mi me tranquiliza saber que el nivel futbolístico de ‘La Roja’ es eternamente superior al de los ingleses. No son ni uno, ni dos peldaños por encima, son muchos más.
En cuanto a las referencias desde el exterior, parece que haya gente esperando un mínimo tropiezo para poner en duda la supremacía futbolística de ‘La Roja’. En concreto, hablo del diario francés L’Equipe, cuyo titular de la crónica del partido (España no puede con los grandes) puede pasarle factura una vez se celebre la próxima Eurocopa, que es donde hay que ganar a todos estos grandes equipos. Allí nos veremos.

2 comentarios :

  1. La estrella en el pecho significa mucho y el llevarla exige una mayor competitividad por parte de los jugadores en todos los partidos.

    ResponderEliminar
  2. De nuevo, gran entrada y totalmente de acuerdo.

    ResponderEliminar