jueves, 17 de noviembre de 2011

Sobre las asistencias

Un jugador realiza un pase / Minuto 91 R.H.T.
En este mundo del fútbol, repleto de datos, estudios, números y estadísticas; no sólo importan los goles. Se mide la posesión; se calculan los pases errados y los acertados; las faltas recibidas; los lanzamientos a puerta; y hasta la distancia recorrida. Todo suma. Un jugador no solo es bueno por lo que se ve en el campo sino por lo que demuestran los fríos datos cuantitativos.
Durante décadas crecimos futbolísticamente pensando que el famoso cabezazo de Marcelino en 1964 vino precedido de un pase de Amancio. Para éste fue el reconocimiento, mientras Chus Pereda (autor real del centro y del primer gol del partido) fue relegado a una posición de comparsa. Fue el NO-DO quien se encargó de manipular las imágenes para que pareciera Amancio el autor del centro, ya que Pereda militaba en las filas del FC Barcelona. Otras voces apuntan que se debió a un error de la realización, que no pudo captar el momento del centro. Fuera cual fuese el motivo, años más tarde el error fue subsanado por TVE, gracias a unas imágenes tomadas por la televisión soviética, y se reconoció por fin que el jugador blaugrana fue el auténtico héroe del partido: autor de un gol y de una asistencia.
Y es que, tras los goles, la asistencia es la acción más valorada en el fútbol. Tan importante es marcar un gol como dar el pase. Messi y Cristiano tienen el valor que tienen, no solo por el astronómico número de goles que logran, sino por la cantidad de asistencias que dan. El portugués se ha destapado este año como un gran asistente, mientras que el argentino lleva más tiempo liderando esta faceta. Pero en esta coyuntura este año destaca por encima del resto Ángel Di María. El fino extremo argentino ha servido ya diez asistencias a sus compañeros en las once jornadas de Liga disputadas.
Es en este punto donde me aborda una pregunta: ¿de quién es el mérito en este caso? ¿Del que da el pase o del que convierte esa asistencia en gol? La asistencia es un lance que necesita al gol para existir. Sin él, la asistencia no es nada. Sin el gol, el mejor pase de la historia queda condenado al último estante de la videoteca. Del mismo modo que un pase mediocre se convierte en gran asistencia gracias al buen hacer de un delantero. Entonces, ¿seguimos pensando que los datos cuantitativos son fríos y no engañan?
Di María es el máximo asistente porque es un gran pasador: nadie lo duda. Pero casualmente, dos de sus tres últimas asistencias fueron rematadas por dos tipos como CR7 e Higuaín, auténticos asesinos del área. La pasada temporada Messi fue uno de los máximos asistentes de la Liga. Sin embargo, el que remataba el año pasado (Villa), este curso no está al mismo nivel y no ve puerta con facilidad. Quizá Messi sí que esté como la pasada temporada, pero si su compañero no lo está, las asistencias desaparecen de la carpeta de sus estadísticas. Por tanto, los números no son tan fríos como nos quieren hacer creer.
El término “asistencia” fue importado del baloncesto. La RAE lo define como pase que hace un jugador a otro de su misma formación, que consigue marcar o anotar. Pero yo añadiría un pequeño matiz: pase que hace un jugador a otro de su mismo formación, que le deja en condiciones favorables para marcar o anotar. Esa sería la verdadera definición de asistencia. Si hiciésemos caso a la RAE, podríamos contar como asistencia el pase de Xavi a Messi en el famoso gol al Getafe en Copa del Rey en el Camp Nou. El diccionario de María Moliner es algo más preciso afirmando que, en baloncesto, es un pase que permite conseguir una canasta. Sin embargo nada dice del fútbol.
El cajón de las asistencias es una mezcolanza cuanto menos ambigua. En el partido de Liga entre el Real Madrid y el Getafe disputado en septiembre en el Bernabéu, algunos vieron una asistencia de Kaká en el gol de Higuaín. Yo no consideraría asistencia un pase en el centro del campo que deja a un delantero que se tiene que cocinar el gol porque está rodeado de defensas. Esa asistencia del brasileño es una mentira en su casillero. No todo último pase debe ser considerado asistencia. Siguiendo esa línea también se podría considerar asistencia el “pase” de Roberto Carlos a Zidane en la final de Glasgow. La asistencia depende en su totalidad de las condiciones en que el delantero consiga el gol. Para que una asistencia pueda ser considerada tal, debe ser más importante que el propio gol; debe relegar a este a un segundo escalón de relevancia en la jugada.
Por tanto, podemos concluir que el número de asistencias logradas por un jugador no son un fiel reflejo del rendimiento de este. Está estrechamente ligado al rendimiento de sus compañeros. El mejor asistente del mundo no brillaría si el nueve de su equipo lo vistiera un jugador con dos pies izquierdos. No todo es blanco o negro. Siempre hay que analizar los datos en profundidad, pues no son tan objetivos como parecen. Si así lo fuera, para ser un buen analista de fútbol valdría con leer las estadísticas al final de un partido: posesión, número de goles, pases, asistencias… Huelga decir que para analizar el rendimiento de un jugador, hay que verle sobre el verde, con las botas puestas y jugando al fútbol. Al fin y al cabo, eso es lo que nos gusta.

10 comentarios :

  1. Totalmente de acuerdo contigo, Roberto. Para mí, una asistencia de gol solo puede considerarse como tal cuando el remate del delantero es directo y sin muchas complicaciones, o cuando el pase deja al delantero en condiciones muy favorables, casi definitivas, para marcar. Lo demás son solo las ganas de inflar estadísticas de ciertos jugadores.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, de esa manera salen rentables muchos jugadores.

    Un ejemplo de una gran asistencia esta semana, Klose a Özil: http://www.youtube.com/watch?v=ZVSZ2pIZfl4

    ResponderEliminar
  3. Así es, asistencia debería considerarse sólo los pases que permiten al rematador meter gol de manera casi inmediata, sin tener que conducir el balón ni regatear algún defensor.

    Aquí os dejo otro pase de gol

    http://www.youtube.com/watch?v=1sx8FfYJQn4

    ResponderEliminar
  4. Claro que sí. Gran aporte Dani.
    Venga, sigamos con más asistencias:

    http://www.youtube.com/watch?v=oOEPLLtQBmQ

    ResponderEliminar
  5. Y otra más del de Torrejón, que está de actualidad:
    http://www.youtube.com/watch?v=GNpniO665-E

    ResponderEliminar
  6. Esto vale como asistencia?
    http://www.youtube.com/watch?v=uUksQSAicrc

    ResponderEliminar
  7. Para mí sí. Y además, es una de las mejores asistencias que recuerdo. IMPRESIONANTE. Kaká en el mejor momento de su carrera.

    ResponderEliminar
  8. Totalmente de acuerdo compañero, felicidades por el blog. En muchas ocasiones también la gran figura del partido es el contención o marcador, pero a este casi nadie lo nombra. Felicidades de nuevo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Roberto!

    Muy buen ensayo y muy de acuerdo con lo que dices. Siempre me ha gustado la figura del asistente y como dices, se tendría que considerar asistente de gol a ese jugador que asiste a un compañero y que con su asistencia, o centro, le deja el gol casi en bandeja. Si un jugador hace un pase a un compañero y este se cocina la jugada, hablamos de un pase, pero creo que no se debería considerarlo como una asistencia de gol.
    Un saludo!

    Otra asistencia:
    http://www.youtube.com/watch?v=oFWxesrk-h0

    ResponderEliminar