martes, 29 de noviembre de 2011

¿Seguirá Pep meando colonia?

Guardiola durante una rueda de prensa / Cadena Ser
Como ya dije en alguna ocasión, si tengo que elegir, me quedo con la personalidad de Guardiola, por delante de la de Mourinho. Desde que el portugués aterrizó en la capital de España, le ha tocado lidiar con una situación incómoda para un entrenador TOP. Esa situación no es otra que la de hacerlo muy bien en un equipo y vivir constantemente a la sombra de otro club más poderoso. Sin que sirva de disculpa por las constantes faltas de respeto desde que llegó, sí que puedo entender cierto nivel de crispación.

En cambio, en el otro lado se encuentra Pep Guardiola. Ni los más optimistas habrían imaginado una estancia tan placentera para Pep allá por 2008. La suerte siempre estuvo de su lado en las situaciones difíciles, salvo contadas excepciones. En tales situaciones siempre ha resultado fácil mostrar la cara más amigable y respetuosa.
Pero ahora estamos viviendo una situación inédita en la era Pep-Mou. El Madrid ha alcanzado un gran nivel de juego, al que acompañan inmejorables resultados, lo que ha hecho que actualmente aventaje al Barça en seis puntos en la competición liguera. Además, en Champions también los resultados favorecen al conjunto blanco, que de momento protagoniza una trayectoria inmaculada.
Es en las situaciones difíciles donde se debe juzgar a las personas. A Mourinho ya le ha tocado enfrentarse a la adversidad y ha demostrado muy poca elegancia en tal coyuntura. Ahora es el turno de Pep. Ahora es cuando debe mantener las buenas formas que le han acompañado desde que se sentase en el banquillo blaugrana. Ciertamente, yo no tengo demasiada confianza en que el de Santpedor sea capaz de controlar su temperamento en situaciones tan adversas. Él es un hombre de sangre caliente (sus numerosas expulsiones cuando era jugador me dan la razón) y esta situación es nueva para él. Desde que es entrenador del Barça siempre ha mirado al resto de equipos por el retrovisor. Por tanto, es ahora donde tiene que demostrar que es ese tipo de modales exquisitos y cuyo respeto hacia sus rivales le hace ser una persona digna de elogio. Nosotros estamos a la expectativa.
Entretanto, Minuto 91 alcanza con esta las 100 entradas desde que comenzara su andadura allá por el mes de agosto. Desde aquí quiero felicitar a mis dos compañeros por su ejemplar compromiso y su implicación en el proyecto. Piedra a piedra.

1 comentario :

  1. Desde que Mouriño aterrizó en Madrid, ha sido una constante por parte del sector de la meseta, que dirían algunos, justificar sus innumerables y variadas salidas de tono, intentando hacer ver al mundo entero que todos los entrenadores, y en especial Guardiola, son iguales o peor que él. Este nuevo rico del fútbol no tiene parangón. Ni David Vidal, Van Gaal o el peor Clemente le llegan a la suela del zapato, en lo que a ofensivo, prepotente, antideportivo y mala educación se refiere. Y esto no es por la situación que le ha tocado vivir, como tú dices, sino que cuando llegó a Madrid ya echaba espuma por la boca, y fue esto por lo que curiosamente se ganó las simpatías de gran parte de la autodenominada "señorial" afición madridista. Me ha llamado mucho la atención lo de las expulsiones de Guardiola, la mayoría por doble amarilla y por protestar. Esto es normal. Se puede tener carácter en el campo y fuera ser el tipo más respetuoso del mundo. A Zidane nunca se le ha escuchado una salida de tono, en cambio sus expulsiones por roja directa sobrepasan la docena. Muchas cosas se pueden entender mientras que el balón está en juego. Puede ser que Guardiola , en un futuro, lo oigamos quejarse de un arbitraje. Es poco probable, pero puede ser. Ahora bien, mucho tendría que cambiar Guardiola para que lo viéramos ofendiendo o hablando despectívamente del rival o de sus triunfos.

    ResponderEliminar