martes, 8 de noviembre de 2011

Montanier paga su cobardía

Philippe Montanier da instrucciones en un partido / As.com
Han transcurrido ya once jornadas de la Liga BBVA y no dejo de sorprenderme cuando miro a la parte baja de la clasificación: ¡la Real Sociedad ocupa el último puesto! Seguramente no sea yo el más perplejo ante la situación que actualmente vive el club ‘txuri-urdin’, sino su propia afición, que ha visto como un equipo ya consolidado al que se le han sumado varios jugadores de calidad, arrastra un bagaje de puntos muy pobre: 8 puntos.
Lo cierto es que la Real contaba a estas alturas de la temporada pasada con el doble de puntos, situado en la zona media de la tabla. Si bien es cierto que el equipo acabó el año solo dos puntos por encima de los puestos de descenso, la sensación transmitida durante la pasada campaña era tremendamente mejor que la de la presente temporada, con la dificultad añadida de que en la 2010-2011 era un equipo recién ascendido. El hecho es que su ex entrenador, Martín Lasarte, consiguió mantener a la Real en la Liga BBVA, objetivo marcado al inicio de temporada. No obstante, el club decidió, sin razón alguna, despedir al uruguayo y contratar al francés Philippe Montanier. El cambio pareció ser positivo para los donostiarras, que firmaron un notable arranque de campeonato: 7 puntos de 12 posibles con dos victorias frente a Sporting y Granada, empate en casa ante el Barça y derrota a domicilio contra el Sevilla (que pudo haber sido un empate perfectamente). A partir de este momento, la Real ha entrado en una dinámica nefasta que le ha llevado a sacar solo un punto en los últimos siete partidos. El último resultado fue especialmente doloroso, ya que en su visita a Vallecas el equipo de Montanier salió goleado por 4-0.
Resulta chocante la situación de la Real si miramos al terreno de juego y observamos la calidad que tiene el equipo, sobre todo en el centro del campo. Xabi Prieto, Zurutuza y Griezmann conforman una línea bastante potente y talentosa, superior a cualquier otra de los equipos que lucharán por la permanencia al final de la temporada. A estos tres hay que sumar al mexicano Carlos Vela, cedido por el Arsenal, y que supone un arma más que Montanier no está sabiendo utilizar. El francés tampoco está gestionando bien el salto de calidad que Agirretxe ha experimentado con respecto a la temporada anterior. El puesto de delantero centro tiene un dueño claro y no es otro que el jugador guipuzcoano, que ya ha alcanzado la marca de cuatro goles lograda la pasada campaña y está a solo tres de los siete que consiguió Raúl Tamudo, ahora en el Rayo Vallecano. A todo esto hay que sumarle la irrupción del joven Asier Illarramendi, centrocampista con mucha calidad que ha demostrado en los minutos que le ha concedido Montanier estar hecho para la Primera División manejando el equipo a su antojo con un desparpajo visto en no muchos jugadores a los 20 años. A priori, todos son hechos positivos para la Real.
Pero el técnico ‘txuriurdin’ no ha sido capaz de dar con la tecla en once jornadas de Liga BBVA. Quedan pocos técnicos valientes en el fútbol moderno y el francés no es uno de ellos. Con un centro del campo al que le sobra calidad para tener el balón, las preferencias de Montanier son claramente el contraataque y la defensa. Es por ello que en los últimos choques ha situado a Vela como hombre más adelantado, relegando a Agirretxe al banquillo. El mexicano es rápido y tiene gol pero se le ve perdido en esa posición. En el partido contra el Madrid, por ejemplo, el francés apostó por una defensa de cinco para contrarrestar el poderío ofensivo de los de Mourinho y sorprender al contraataque. Mala jugada, ya que Higuaín no falló y el Madrid se fue con 0-1 al descanso. En la reanudación, Montanier apostó por Griezmann y el equipo consiguió el control del juego y alguna ocasión para haber empatado.
No se puede ir en contra de las características que poseen tus jugadores, y es evidente que la Real Sociedad dispone de mucha calidad en los metros finales que ya quisieran equipos como Racing, Granada, Mallorca, etc. Es urgente que Montanier se dé cuenta de ello y aprenda a sacarles rendimiento porque, de no ser así, este mal trago realista puede acabar convirtiéndose en tragedia con nombre propio: Liga Adelante.

No hay comentarios :

Publicar un comentario