miércoles, 30 de noviembre de 2011

Maneras estúpidas de hacer algo normal

Piqué protesta una acción a Pérez Lasa / Mundodeportivo.com
En una semana en la que la actualidad futbolística parecía vacía por la ausencia de partidos de Champions League, el central del Barça, Gerard Piqué, dio a los medios de comunicación una excusa para llenar páginas de periódicos y minutos de radio y televisión gracias al ‘numerito’ montado para forzar su 5ª tarjeta amarilla en la Liga BBVA que le hará perderse el partido del sábado frente al Levante y ‘pasar limpio’ de cara al clásico contra el Madrid en el Bernabéu el 10 de diciembre.
Toda la polémica suscitada por esta acción llega a raíz de una nueva norma de la RFEF, que en su artículo 112.3 dice lo siguiente: “El futbolista que en el transcurso del partido provoque la quinta amonestación a que hace méritos el presente artículo, podrá ser sancionado, además de con la sanción prevista en el párrafo primero (el habitual encuentro de suspensión), habrá un partido adicional de suspensión y multa accesoria”. Leído esto, está claro que Piqué debería recibir dos partidos de sanción. No obstante, esta norma queda supeditada, en cierta parte, al acta arbitral, donde debería señalarse claramente la intención de forzar la tarjeta. Este no es el caso, ya que Pérez Lasa solo indicó en dicho documento que amonestó al central por demorarse en sacar una falta a favor (pérdida de tiempo).
Evidentemente, y aunque el árbitro no lo señalase con claridad en el acta, Piqué debería ser sancionado con dos partidos. No porque forzara la 5ª amarilla, sino por el circo necesario que tuvo que montar para hacerlo. Provocar la tarjeta en el minuto 84 de una manera tan evidente, haciendo que el árbitro esboce una sonrisa y el público te dedique una de las mayores ovaciones de la noche, deja entrever que la inteligencia e inmadurez de Piqué no están a la altura de su categoría como jugador de fútbol. Y más si lo comparamos con la forma que tuvo Xabi Alonso de forzar esta 5ª amonestación contra el Atlético de Madrid: una falta suave, poniendo únicamente el cuerpo, en el primer tiempo del partido que cortaba un contraataque que no llevaba peligro alguno.
Y tras el palo a Piqué, viene el palo a la RFEF, porque Villar y su séquito tienen cosas más importantes que pensar para mejorar el fútbol español (como, por ejemplo, el formato de competición de la Copa del Rey) que implantar una norma absurda que lo único que consigue es levantar suspicacias en los medios de comunicación y la afición, por este orden. Esto de forzar tarjetas no es nuevo, se lleva haciendo años. Y no solo los equipos grandes. A Barkero, jugador del Levante, le costó lo suyo conseguir que el colegiado se la mostrara en el partido que su equipo ganó al Sporting por 4-0. Un auténtico espectáculo ridículo y lamentable comparable al del jugador del Barça que la RFEF ha convertido esta temporada en polémica gracias a su nueva norma y que en años anteriores no hubiera pasado de anécdota.

2 comentarios :

  1. Hasta la fecha, y si me equivoco que alguien me rectifique, ningún jugador ha sido castigado con partido adicional por provocar una tarjeta. Tan solo Mouriño, y gracias al circo que montó en pleno partido con su vomitivo afán de protagonismo, ostenta el dudoso honor de ser el único profesional del fútbol suspendido por un hecho similar, además de haber sido una sanción impuesta por la UEFA. Aquí en España, como somos medio gilipollas, nos hacemos eco y sacamos normas para sancionar lo insancionable. Perder tiempo es un hecho y se sanciona por ello. "Por qué" se pierde tiempo, es una suposición, y ni el árbitro ni ningún comité están capacitados para imponer una sanción basada en una suposición. Tambien podemos suponer que la entrada de Xabi Alonso es a propósito para provocar la amarilla. Si se sanciona a Piqué, habra que estar atento a todas las entradas de tarjeta, que acarrean suspensión, y siempre habrá alguien que supondrá que ha sido intencionada. Dejemos las suposiciones y que se arbitre con hechos, que ya es bastante..

    ResponderEliminar
  2. Muy bien Ángel, has dejado claro que eres del Barsa.

    ResponderEliminar