sábado, 26 de noviembre de 2011

Este año podría ser que sí

Entrenamiento del Atlético de Madrid / Abc.es
En un día como hoy, con un derbi Madrid-Atleti en el Bernabéu, son muchos los tópicos que acaparan los titulares de la prensa deportiva. El más repetido tras los más diez años que lleva el Atlético sin ganar al Madrid es que “este año sí”. En realidad, esta vez no se cree demasiado en una victoria rojiblanca, dada la sideral diferencia entre ambos conjuntos. No obstante, esa sensación se deja ver en el sentir colchonero: este año podría ser que sí.
Desde mi punto de vista, el Atlético no tiene una sola opción de puntuar en el feudo madridista. El nivel que está demostrando el Real Madrid este año se torna en una aduana infranqueable para el inocente visitante de esta ocasión. Si bien el Atleti cuenta con jugadores de contrastada calidad, no está en su mejor momento. Arda Turan deja ligeros destellos pero no termina de brillar, Diego continúa dando muestras del jugador irregular que es, Reyes no goza de la confianza de Manzano y el único que viene de menos a más en Adrián. Todo esto unido a la baja de Falcao termina de desequilibrar la balanza a favor del equipo local. Pero aún así, este año podría ser que sí.
El profesor Manzano ha dejado claro que no pueden cometer errores pues, de hacerlo, el Madrid acabaría aplastándolos. La manifiesta inocencia defensiva del equipo colchonero se enfrenta a la delantera más contundente de Europa. No está claro si Mourinho se decidirá por los perros o los gatos, pero da lo mismo: en este Madrid, tanto araña el perro como ladra el gato. Cualesquiera que sean los que acompañen a Cristiano en el ataque merengue serán vistos como auténticos gigantes por los zagueros rojiblancos. Así ha sido los últimos años, en los que los errores infantiles en defensa han echado por tierra buenos partidos en demasiadas ocasiones. Sin embargo, pese a todo esto, este año podría ser que sí.
Estas diferencias no son ajenas a los banquillos. Aunque curiosamente estén empatados a títulos en España, Gregorio Manzano y Mourinho protagonizan carreras bien diferentes. Sin ser un mal entrenador, Manzano no ha conseguido un ciclo exitoso en ninguno de los equipos en los que ha estado, con excepción del Mallorca. Al margen de los títulos y las victorias, la sensación que se percibe en los dos vestuarios es bien diferente. Si bien en el Real Madrid los jugadores parecen estar a muerte con su entrenador, el banquillo del Atleti parece un polvorín que puede estallar en cualquier momento. A la crisis Reyes-Manzano podrían adherirse más efectivos si los resultados no acompañan en los próximos partidos. Empero a pesar de esta situación, este año podría ser que sí.
Y es que por mucho que estas situaciones se repitan cada temporada, el Atleti siempre llega al Bernabéu con la posibilidad de poder lograr algo grande. Muchos seguidores colchoneros, en su foro interno, tienen claro que ganando este encuentro se salva la temporada. Los doce años sin ganar al eterno rival convierten cada partido en la antesala de una gran hazaña. Poco o nada que perder, y la gloria esperando tras noventa minutos.  Es algo de lo que no pueden presumir muchos equipos. Ni siquiera el Espanyol celebraría tanto una victoria ante el Barça, como lo harán los aficionados atléticos el día que consigan noquear a su vecino y gran rival. Calidad hay para hacerlo este año, pero desde mi punto de vista le sobra inocencia. Como la cosa va de tópicos: así es el Atleti, capaz de lo mejor y de lo peor. Este año podría ser que sí, pero siendo realistas, pocos confían en que la historia pueda cambiar hoy.

No hay comentarios :

Publicar un comentario