martes, 22 de noviembre de 2011

El alumno desaventajado

André Villas-Boas, actual técnico del Chelsea / Intereconomía
Mientras que en España los grandes de nuestra liga nos regalan encuentros de garra, de lucha y de toque en los que siguen presentando sus credenciales a la obtención del triunfo final, en la Premier League uno de los grandes empieza a perder fuelle. Tras la derrota por 2 a 1 de este fin de semana del Chelsea ante el Liverpool en Stamford Bridge, el equipo de Abramovich se descuelga y mucho del primer puesto liguero. Veremos a ver cuánto de aventajado es André Villas-Boas, aquel que colocaban como heredero de José Mourinho.
Son ya 12 los puntos que separan a “the blues” del líder de la Premier League, el Manchester City de Agüero, Silva y compañía, que este año va como un tiro. La inestabilidad reinante del equipo del oeste de Londres empieza a ser preocupante al igual que las dudas que recaen sobre el técnico luso. Y es que las comparaciones son odiosas. Siempre se ha comparado al actual técnico del Chelsea con el otro portugués que triunfó en este equipo. Mourinho dejó huella en Stamford Bridge y Villas-Boas lo está pagando.
Es cierto que el City de hoy, no es el City de la época de Mou, pero también es verdad que el Manchester de antes, no es el de ahora. El equipo de Ferguson tampoco se asemeja al de otras temporadas, las irregularidades y el juego poco vistoso empieza a ser repetitivo en el equipo de Old Trafford. De esto, de la mala situación de su rival más directo, no han sabido aprovecharse en Stamford Bridge. Y no será por fichajes, el Chelsea este año ha fichado mucha clase: Mata, Lukaku y Meireles son nombre más que suficientes para no excusar su mala situación en el buen momento de otros.
Los números hablan por sí solos. Con Mou de entrenador, el equipo ganó dos ligas consecutivas (2004-2005 y 2005-2006) y de momento el que fue su ayudante en ese cargo no está consiguiendo eso que se le exigía con su fichaje al inicio de esta temporada. Esas ligas quedan lejos de las manos de Villas-Boas por el momento. Su aval después de pasar por el Oporto, donde fue campeón de liga y de la Europa League, se está agotando. Su equipo no juega y cuando lo hace es gracias a las genialidades de Mata. El asturiano es el único que se salva de un equipo en el que muchas de sus figuras viven un mal momento. Sobre todo destaca la situación de Lampard quien, a pesar de sus registros goleadores, empieza a perder peso en los partidos importantes y los tres de arriba: Drogba, Anelka y Torres quienes siguen en su lucha con el gol (1, 1 y 2 respectivamente) y a los que Daniel Sturridge ha ganado enteros.
Veremos como transcurre lo que queda de temporada para los blues que tendrán que sacar sus mejores y más potentes armas para contrarrestar su pobre juego en primer lugar y, más tarde, el buen juego de sus rivales directos que en este año se le van acumulando. Newcastle, Tottenham, Manchester United y, sobre todo, Manchester City le llevan tiempo y puntos ganados. Es hora de que el espíritu que inculcó el técnico luso en Oporto lo recupere para sí en su nueva andadura y pueda reafirmar aquello que logró en Portugal y en Europa el año pasado.

1 comentario :

  1. La clave está en que contaban con el fichaje de Luca Modric pero al final se truncó y se nota que en el medio del campo están muy escasos de creatividad.

    ResponderEliminar