martes, 1 de noviembre de 2011

Barça y Valencia ante objetivos bien distintos

Soldado (lainformacion.com) / Cesc y Messi (ole.com)
Esta jornada está llamada a ser clave para los equipos españoles en la Liga de Campeones. El Valencia espera no perder el último tren con destino a los octavos de final. Por su parte, el FC Barcelona quiere dar un golpe encima de la mesa y encarrilar definitivamente su clasificación para la siguiente ronda.

El equipo de la capital del Turia no tiene margen de error. Es cierto que ha demostrado maneras de equipo grande durante algunos tramos de los partidos previos, pero no es menos cierto que ha hecho gala de una consistencia impropia de un equipo fuerte de Champions. El empate sin goles ante el Genk en la primera jornada es una buena muestra. En el segundo partido salvó un punto de milagro ante el Chelsea, merced a un incomprensible penalty por mano de Kalou, sin olvidar la actuación memorable del guardameta Alves. Pero lo ocurrido en el tercer encuentro de la competición debe ser una llamada de atención para un equipo con talento pero sin demasiado carácter, que quiere codearse con los gallos europeos. El Leverkusen dio la vuelta al partido en su estadio, para acabar imponiéndose por 2-1. De esa manera, el Valencia se queda a cuatro puntos de los puestos que dan acceso a octavos, por lo que está obligado a vencer esta noche al Leverkusen en Mestalla.
Diferente es la trayectoria del Barça, en la que solo encontramos un pequeño borrón. Fue en el primer partido de la competición, ante el Milán en el Camp Nou. Se adelantó el equipo visitante en el primer minuto por mediación de Pato, que culminó una jugada vertiginosa. Un susto, solo eso. El Barça, fiel a su estilo, dio la vuelta al marcador con goles de Pedro y Villa. Sin embargo, un despiste en la defensa de un córner en los minutos de tiempo añadido puso en bandeja el gol a Thiago Silva, que coloco el definitivo empate en el marcador. En el segundo partido, el equipo de Guardiola sacó el mazo y le endosó un serio correctivo a domicilio al Bate Borisov (0-5). El tercer encuentro también dejó un sabor agridulce. El Barça se impuso con solvencia por 2-0 al Viktoria Pilsen en el Nou Camp, pero el resultado no reflejó el dominio del equipo local, que no estuvo acertado de cara a puerta. Por ese motivo el partido de hoy es una especie de reválida, una oportunidad de decir a Europa que el campeón está en forma y que piensa defender el título con uñas, dientes y goles.
Mañana le llegará el turno a Villarreal y Real Madrid. El equipo blanco tiene la clasificación encarrilada y afronta el partido ante el Lyon en territorio francés con la tranquilidad que da el hecho de haber ganado todos sus partidos y ser el único equipo de la competición que mantiene su portería a cero. En cambio, el equipo de Castellón no tiene margen de error. El Grupo de la Muerte resultó ser tal y el Villarreal es el último clasificado, habiendo perdido todos los partidos. Mañana se enfrenta al Manchester City en el Madrigal obligado a ganar para continuar con aspiraciones de alcanzar la tercera plaza del grupo que da acceso a la UEFA Europa League. Sería el mal menor.
¡SUERTE A TODOS!

No hay comentarios :

Publicar un comentario