viernes, 21 de octubre de 2011

Una afición indigna del Valencia

Los jugadores del Valencia celebran un gol en Mestalla / AP
Debido a mi horario laboral, llevo casi tres meses “comiendo con Los Manolos”, como aquel que dice, ya que no tienen otro momento mejor para irrumpir en nuestros hogares que uno que debería estar reservado para la charla con la familia, la paz, la calma y la reflexión. Pero, desgraciadamente, mis familiares están dedicados a otras labores una vez que han terminado de comer. Eso no me deja otra opción que ver este programa de entretenimiento si quiero ver algún tipo de contenido deportivo a esas horas. Pues bien, si diariamente editan noticias y reportajes que dejan, como mínimo, mal cuerpo, este mediodía han emitido una que casi me ha hecho vomitar aunque, sorprendentemente, esta vez no era responsabilidad suya.
 Me refiero al comunicado emitido por la Agrupació de Penyes Valencianistes (APV) con fecha del 20 de octubre, en la que dicen de todo menos apoyar a su equipo. Inmediatamente después de escuchar esta sobrada de la afición ché, he ido directo a mirar la clasificación de la Liga BBVA: 5º con 14 puntos, a solo tres del líder. Es cierto que en Champions la cosa no va igual de bien, ya que los de Emery solo han logrado dos puntos de nueve posibles. No obstante, ¿es suficiente como para acusar a plantilla y cuerpo técnico de “falta de implicación, coraje y dignidad”?
Me parecen terribles, esperpénticas, las palabras que se pueden leer en esta especie de manifiesto. El Valencia lleva dos años vendiendo a jugadores que eran claves en el equipo: Villa, Silvia, Albiol y Mata (Marchena no me parece comparable a estos cuatro, lo siento). El pasado año, terceros en la Liga. Esta temporada, ya sin Mata, comienzan líderes y con Soldado goleando sin parar. Entonces sí, Emery es un grande, el que estudia a la perfección a sus rivales, el entrenador perfecto. Pero, amigo, llegan un par de malos resultados y la afición dice “Basta ya”.
Para mi, el Valencia es el que tiene una afición indigna de su equipo. Recuerdo el pasado año un partido de Liga en Mestalla en el que Soldado fue increpado constantemente por un aficionado, sin que los que estaban a su alrededor le objetasen nada de nada. El delantero valenciano acabó por contestar a las provocaciones con insultos… y también goles, callando la boca a semejante energúmeno.
No recuerdo una afición tan poco paciente como la del Valencia: tienen a Emery ya sentenciado desde la temporada pasada. Tan osados son que se atreven, en este comunicado, a afirmar que “poco crédito le queda ya al cuerpo técnico con el entrenador a la cabeza”.
Sinceramente, no me imagino entonces que su comienzo de año hubiera sido similar al del Villarreal o el Atlético. ¿Pañoladas, pedradas al estilo Lussenhoff en Tenerife? Esos nervios no son de recibo con apenas dos meses de competición transcurridos.
Desde aquí pido paciencia y confianza a la afición ché, tanto en su plantilla como en su entrenador. Ellos han sido uno de los conjuntos que mejores sensaciones han despertado en cuanto a juego, cuidando el balón, tocando y entrando por bandas. Y un equipo que tuvo contra las cuerdas al Barça, a punto de ganarle tres puntos, por sus propios méritos. Por tanto, para el equipo es necesario sentir el apoyo de su gente, y tampoco estaría de más dejar la hipocresía a un lado. Para muestra de esto último, cito el último punto del comunicado:
“Solo si estamos juntos podremos salir de esta, pero necesitamos que el equipo nos de muestras de orgullo, de valentía y de que de verdad piensan en el Valencia. Nosotros demostramos día a día nuestro orgullo de ser valencianistas”.

2 comentarios :

  1. Vergonzoso!!! Un caso más de la falta de cultura deportiva generalizada en este país. Solo se entiende de deporte espectáculo y nada más. Emery es un entrenador cojonudo que está sacando el máximo jugo al Valencia, y más este año que nunca, y justo cuando mejor va, al mínimo tropiezo, comienzan las críticas exageradas. VERGONZOSO. Solo quiero pensar que es una minoría INCULTA....1 abrazo

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí no me parece nada mal que una afición proteste si considera que las cosas no van todo lo bien que deberían. Es la forma de crecer: pedir más de lo que se tiene. Si te conformas con ir quinto no llegarás ni a tercero. Si te conformas con vender a tus mejores jugadores nunca serás un club al que los cracks quieran ir. Me fastidia mucho porque soy atlético, pero prefiero esta actitud al "tragar con todo", descensos a Segunda incluidos, que se ve en la grada del Calderón. Porque vale, sí, se tiraron huevos y pelotas de tenis un par de días, pero ¿pasó algo más? Absolutamente nada: durante los últimos años se ha constatado la falta de exigencia de la grada y el equipo se ha instalado en la mediocridad de la que sólo se ha salido con dos éxitos puntuales. Los valencianistas, con razón, no quieren convertirse en lo mismo.

    ResponderEliminar