miércoles, 12 de octubre de 2011

Tiburón no te vayas

Puyol celebrando el gol de semifinales del mundial ante alemania / La Gaceta
Hace ya más de doce años del inicio de una historia viva en nuestra liga de fútbol. Carles Puyol debutaba con el FC Barcelona en Primera División un 2 de octubre de 1999 contra el Real Valladolid en el estadio José Zorrilla. Tras muchos títulos nacionales e internacionales a nivel de club y selección a sus espaldas, la sombra de la retirada del central español está cada vez más presente. La selección y todos aquellos que la seguimos con fervor, podemos estar frente a las últimas líneas que Carles Puyol escriba en la historia de La Roja.
Recuerdo un joven torpón con la pelota en los pies, a pesar de haber jugado de interior derecha en La Masia, pero con una entrega y un sacrificio impropio de un jugador de su juventud. Quizás fuese esa escasa habilidad con el balón la que hizo que su club se planteara su venta al Málaga cuando aún se encontraba en la fábrica culé. Cuánto hubiese cambiado la historia. Cuánto se hubiesen arrepentido en Can Barça. Pero esto no fue así, Luis Van Gaal lo repescó para un entrenamiento y no pudo hacer de menos al ver las ganas que el actual capitán del mejor equipo del mundo le pone a todo lo que juega. Lo ha demostrado en su equipo y lo ha demostrado en su selección.
Todos nos levantamos del sillón de nuestra casa con ese remate del “Tiburón Puyol”, como el Gran Andrés Montes le apodó, ante Alemania en las semifinales del último mundial que España ganó. Parte de culpa de esa victoria debemos “reprocharle” al de Lérida. Su contundencia atrás, su jerarquía en el campo y su incesable entrega le hacen todo un seguro en la zaga desde que debutara de la mano de José Antonio Camacho un 15 de noviembre del año 2000 en un partido clasificatorio para el Mundial de Corea y Japón que España ganó a Países Bajos.
Se nota y se siente, cuando él está el equipo lo agradece. Uno de los mejores centrales del mundo, Piqué, no lo es tanto cuando no tiene a su compañero del Barcelona al lado. Un jugador que consigue alterar tanto la concentración de un equipo dependiendo de si está o no, es cosa y privilegio de unos pocos. Por ello, los reconocimientos tanto como profesional: mejor defensa de la UEFA en 2006, elegido seis veces dentro del equipo del año de la UEFA (2002, 2005, 2006, 2008, 2009 y 2010); y como persona componen una larguísima lista. Sus compañeros y rivales siempre han alabado su buen hacer. Nunca una voz más alta que la otra, ni una salida de tono y siempre apaciguador en sus palabras.
Las lesiones han sido su peor rival, el marcaje más difícil de cumplir. Esta última es su rodilla es la que le hizo incluso plantearse su retirada de los terrenos de juegos. Finalmente no ha sido así. Por tanto, disfrutemos de este jugador. Veamos lo que le quede en La Roja como un regalo a nuestro fútbol. Aprovechemos este privilegio de contar en nuestra selección con un jugador de los que ya quedan pocos. Ya se lo dijo Vicente del Bosque nada más acabar de conseguir el Mundial, que se dice poco, “ahora no nos puedes dejar”. Mister, a muerte con usted; ¡Puyi, quédate!

4 comentarios :

  1. Puyol es un tío con garra, pero al igual que tú creo que con la selección su última hazaña la firmará en la Eurocopa, son ya muchos años y Piqué tiene que espabilar sin él, seguramente en el Barça le quede alguno más pero empieza el inicio del fin de Puyi, asique.. disfrutémosle al máximo que este tío es muy grande.

    ResponderEliminar
  2. Ojo nunca nadie va a hacer sombra ni se acercará a lo que este hombre ha conseguido y ha supuesto para nuestro país,pero si hay un central que por casta,valentía y pundonor pueda llegar a cubrir su puesto,ese es Álvaro Domínguez.

    ResponderEliminar
  3. Estoy contigo. Tengo muchas esperanzas depositadas en Domínguez. Espero que el Atleti le ayude a llegar a lo más alto.

    ResponderEliminar
  4. Qué gran artículo Borja, mi más sincera enhorabuena!.

    Domínguez tiene muchas cosas para llegar lejos, espero que no se estanque como me está pareciendo ver, aunque, eso si, jugadores con la casta de Carles salen muy de cuando en cuando. Se le hecha de menos cuando no está.

    ResponderEliminar