domingo, 16 de octubre de 2011

Sobre las rabonas y las espaldinhas

Rabona de CR7 y enfado de Iriney / Marca.com
Cuando uno no llega al nivel de su rival, cualquier excusa es buena para atacarlo. El último episodio lo vivimos ayer en el Bernabéu cuando, tras una rabona de Cristiano Ronaldo, Iriney y Amaya fueron a recriminarle la acción. Lo fácil es relacionar ese gesto técnico con una falta de respeto a su rival, pero yo no estoy en absoluto de acuerdo con ello.
No es la primera vez que le sucede algo así al portugués. El año pasado, en el partido liguero de ida en el Bernabéu ante el Atlético de Madrid, CR7 realizó un pase de espaldinha que no gustó a la parroquia colchonera. Así se lo hizo saber Raúl García, que le amenazó incluso con agredirle si se volvía a atrever a hacerlo. El jugador navarro, lejos de defender la honra de su equipo, evidenció la inferioridad técnica, la mediocridad y la frustración de un jugador que un día sonó para el Real Madrid y que hoy juega de nuevo en su equipo de origen tras su fracaso en el Atleti. Diferente fue la reacción a otra espaldinha del jugador madridista ante la Real Sociedad: Ronaldo se quitó de encima a un rival con este gesto técnico, provocando la admiración de todo el estadio. Ese día nadie se lo recriminó.
Cuando nos sentamos delante de una televisión a ver fútbol, esperamos ver espectáculo. Y las espaldinhas, las rabonas y los caños son los principales baluartes de tal espectáculo. Los que se quejan de estos detalles, se amparan en que siempre se hacen cuando el partido está prácticamente decantado. ¿Qué esperan? ¿Qué lo hagan en el último minuto con un empate a cero? Seamos serios. Además, los jugadores que se atreven a protagonizar tales lances, son los que más exponen, pues quedan en evidencia cuando no les sale correctamente. Quién no se acuerda de aquel penalty a lo Panenka de Casquero ante el Madrid. Zidane se atrevió a hacerlo en una final de un mundial, le salió y fue alabado por ello. Perfeccionar esos gestos técnicos lleva años de entrenamiento y merecen ser disfrutados por nosotros, que nos definimos como amantes del buen fútbol. Los enfados y las protestas ante esa supuesta falta de respeto no son más que un lamento por no poder hacerlo uno mismo. ¿Frivolidad? Talento diría yo.
Si cada día mientras comemos, mandamos callar a nuestros comensales porque va a salir el espectacular Top 5 de jugadas de la NBA, no entiendo por qué no aceptamos definitivamente los gestos técnicos de futbolistas que, en esa faceta, están por encima del resto. Si hacemos un estudio en YouTube, observaremos que los vídeos de fútbol que reciben más visitas son los que muestran los mejores regates y detalles técnicos: rabonas de Di María, bicicletas de Robinho, elásticas de Ronaldinho, regates y caños de Messi, etc. Ellos juegan así y debemos aplaudirles por ello. Ya dijo el entrenador portugués del Real Madrid que “la espaldinha la hace quien puede, no quien quiere”.

9 comentarios :

  1. Una reflexión alejada de colores y favoritismos. Qué sería hoy por hoy del fútbol, un deporte mayoritariamente táctico, sin los momentos que nos regalan jugadores cmo CR7, Messi o Iniesta.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego que sí, Álvaro. De acuerdo contigo. Ellos son los que animan este espectáculo.

    ResponderEliminar
  3. muy de acuerdo contigo Rober. Habrá que recriminar a un jugador que pega una patada o hace gestos oscenos. Jugadores que relizan gestos de nivel son los que engrandecen el fútbol y a los que los niños imitan. siempre prefiero que imiten una espaldinha de Ronaldinho o una rabona de Cristiano antes que una salvajada de Pepe o Javi navarro

    ResponderEliminar
  4. Desde luego Jose. En todos los parques ves niños que intentan hacer bicicletas y cosas parecidas. Así tiene que ser.

    ResponderEliminar
  5. Pufff no sé, creo que a veces hay que medir determinadas acciones... vale que lo que prima es el espectáculo, totalmente de acuerdo, pero la acción de Cristiano no viene mucho a cuento y entiendo perfectamente que a Iriney le molestase, si me lo hace a mí lo mismo le meto un recadito :P

    ResponderEliminar
  6. No he visto bien la jugada completa, pero en esta ocasión, lo que he podido apreciar es que tapado entre 3 rivales, poco más que eso podía hacer. Si es verdad que seguramente con 0-0 no haría eso, pero bueno, cuando vas perdiendo 4-1 también es normal que le digas "joder tio, encima no me vengas con estas hombre". No hay que darle mayor importancia porque no parece que Iriney le dijera nada malo tampoco.

    ResponderEliminar
  7. Yo no creo que haya que justificar nunca jugar bien al fútbol y tener detalles de calidad... por eso creo que mientras respetes al rival, adelante... El problema es que es muy fácil perder los nervios cuando te sientes impotente e inferior... en resumen, estoy totalmente de acuerdo contigo Rober

    ResponderEliminar
  8. Miguel Angel, dímelo en la calle si te atreves jejejje.

    Marcos, cierto es que no pasó a mayores, pero es que se enfadan por nada macho.

    Esther, +1

    ResponderEliminar
  9. Estoy de acuerdo, pero no al 100%. Es evidente que estos recursos los hace quien puede y no quien quiere, y que deberían verse más en el fútbol, pero hay que saber elegir el momento. No me parecen faltas de respeto como tales las espaldinhas ni las rabonas, pero sí que son una sobrada por el resultado y comprendo que los jugadores del equipo rival se molesten.
    Lo que quiero decir es que ellos son capaces de hacerlo con 0-0. Jugadores como Messi y CR puede intentar irse de 3 ó 4 defensores utilizando todo tipo de regates y meter gol. Pueden lograrlo o no, pero nadie les va a cuestionar por intentarlo porque tienen la capacidad para hacerlo. Si tienen éxito, ¿quién se puede molestar? En cambio, si se ponen a tocar de tacón sin el objetivo de sacar claro partido de la acción y ganando por varios goles, es normal que los rivales piensen que les están chuleando.
    Como te digo, son momentos: las chilenas de Baptista y Rivaldo, el taconazo de Guti para Benzemá en Riazor, el penalty de Zidane, etc. son los gestos técnicos que tienen valor y que al espectador les gusta ver. Por seguir el símil con la NBA, estos recursos técnicos son como los mates en el partido del AllStar: molan, pero su valor es escaso. La diferencia es que en este partido los rivales lo asumen y, por el contrario, en este caso se pueden molestar, o al menos yo comprendo que se molestan. Evidentemente son futbolistas inferiores, pero a nadie le gusta que le chuleen.
    Espero haberme explicado bien ;)

    ResponderEliminar