jueves, 6 de octubre de 2011

¡Qué bonito se ve el mundo con una estrella en el pecho!

Camiseta de la selección / Marca
Por fin le habíamos cogido el tranquillo a la Liga. Por fin habíamos convencido a nuestras novias de que los fines de semana son para estar sentados delante de la televisión. Ya nos habíamos acostumbrado a ver partidos de lunes a domingo. Ahora que todo iba sobre ruedas, llegan los partidos de selección en los que, además, España no se juega nada. Propongo que La Roja no se presente y así nos evitamos sustos y lesiones inesperadas. Menos mal que todavía renquea el conflicto Madrid-Barça dentro de la selección. ¿De qué se hablaría entonces? ¿De Jordi Alba? ¿De los interrogantes que hay ahora mismo en toda la línea defensiva? ¿De quién acompañará a Villa en la delantera en la próxima Eurocopa? Es cierto, no hay nada de qué hablar. Menos mal que, con una estrella en el pecho, los problemas son menos problemáticos.
Ayer volvió a ser noticia el abrazo entre madridistas y culés en la concentración de la selección. “Asunto zanjado”, leí en algunos titulares. Hasta que en el próximo clásico se vuelvan a liar a mamporros. Y es que en el periodismo deportivo, nuestra memoria no alcanza más allá del presente y se ve todo sin perspectiva. Hoy ya todo está bien, no importa qué sucedió meses antes, ni lo que sucederá después.
Pero al margen de este tema, que ya nos aburre. Creo que hay muchas cosas que solucionar en la selección. Cierto es que Clemente, Iñaki Sáez o Camacho pensarán que son benditos problemas, pero ahora que tenemos una selección Campeona del Mundo no nos podemos permitir ningún tipo de desliz. Una estrella decora nuestro pecho: lo queremos todo y lo queremos ahora.
No obstante, la situación de la defensa es preocupante. Capdevila necesita un recambio urgentemente. Como ya comentó mi compañero Javier en su última entrada, son varias las alternativas que sea abren en ese lateral izquierdo. Todas ofrecen muchas garantías, pero necesitad continuidad de manera urgente. Sea quien sea el elegido, necesita comenzar a jugar desde ayer; hoy ya es tarde. Por otro lado, no sabemos cuál será la pareja de centrales titular. Si ambos estuvieran al 100% de su rendimiento, no hay dudas en que deberían ser Puyol y Piqué, pero ahora mismo su estado es un interrogante, sobre todo el del primero. Albiol ofrece muchas garantías y debe ir entrando poco a poco en el equipo titular para dar descanso a Puyol. Pero para eso, necesita jugar en su equipo, algo que no parece muy viable. Particularmente, me decanto por Domínguez, pero para los próximos años. Aún es pronto para darle la responsabilidad de afrontar una Eurocopa como titular. Sergio Ramos es el único que parece intocable a día de hoy. Del Bosque tiene mucho trabajo.
El centro del campo es nuestra particular niña bonita: ahí no hay problemas. Cualquier combinación de jugadores sacará lustre a la pelota. Pero en la delantera no está claro el asunto. Sobre Villa no hay dudas, pero nadie sabe quién será el delantero centro. En teoría, el puesto es para Torres. Sin embargo, si su rendimiento durante esta temporada continúa en la línea del último año, debería dar gracias si va convocado a la Eurocopa. Llorente, Negredo y Soldado esperan su oportunidad rindiendo al más alto nivel. Al primero le está costando encontrarse en el nuevo sistema de Bielsa, pero poco a poco está apareciendo. Negredo ha empezado la temporada lanzado. Y qué decir de Soldado, que todo lo que toca lo convierte en gol. Sea quien sea el elegido, tenemos el gol garantizado.
No obstante, quién nos lo iba a decir hace unos años, cuando veíamos las repescas como una opción real y respetable de llegar a una cita internacional. A falta de dos jornadas para terminar la fase de clasificación, España podría ver los partidos desde su casa y aún así seguiría siendo primera de grupo. ¿Dónde están ahora los ingeniosos creativos de las marcas que te regalaban el total de tu compra si España pasaba de cuartos?

No hay comentarios :

Publicar un comentario