jueves, 27 de octubre de 2011

Más vale tarde que nunca

Kaká la pasada temporada / Minuto 91 R.H.T.
Desde esta tribuna se han lanzado críticas hacia la persona de Kaká, tanto que se está convirtiendo en el protagonista favorito de esta web, por la cantidad de debate que genera. En anteriores ocasiones ha sido criticado por su escaso rendimiento y también por el trato de favor recibido. Hoy, en cambio, el brasileño es noticia por su vuelta a la canarinha 16 meses después.
Al fin el ocho del Madrid está dando muestras de lo que se espera de él y ya son cuatro los goles que ha logrado esta temporada. Se le ve más rápido, con más ganas y confianza. Nos recuerda a aquel que maravilló al mundo entre 2005 y 2007. Ha recuperado esa larga zancada, apoyado en los vertiginosos contragolpes que está protagonizando el Madrid en los últimos partidos. Es un tipo de juego que le sienta como un guante a Kaká, con el que exprime al máximo su gran velocidad. Ha participado en todos los partidos de liga, algo que no había pasado nunca desde su llegada en 2009.
En el partido de ayer ante el Villarreal, el mediapunta logró un bonito gol desde la frontal, merced a un disparo seco y ajustado al palo ante el que nada pudo hacer Diego López. Este acierto de cara a puerta, unido a su buen estado de forma, contrasta con el bajón físico de Mesut Özil. Al contrario de lo que sucede con Higuaín y Benzema, cuyo pique se transforma en goles madridistas partido a partido, el turco-alemán se está viendo superado por la situación. Se le ve perdido en el campo y no tiene la frescura de la temporada pasada. Quizá no se sienta tan valorado como el año anterior, ya que está comenzando muchos partidos sentado en el banco. No obstante, no es una situación para sacar los pies del tiesto, pues otros compañeros están contando muchísimo menos para el entrenador. Es el caso de Esteban Granero, que ha jugado solo dos partidos, con un total de 13 minutos entre ambos.
Ahora sí, por fin, parece que Kaká está devolviendo al madridismo todo el cariño y la confianza depositados en él. Ahora sí se parece a aquel jugador por el que se pagaron 67 millones de euros. Aquel jugador cuyo traspaso es el segundo más caro de la historia. Por fin hoy Kaká puede mirar a los ojos a Iniesta o a Fábregas y decirles: “aquí estoy yo”.

2 comentarios :

  1. De acuerdo en todo, menos en la última línea. Si consigue recuperar el nivel de antaño, entonces podría dirigirles la palabra tanto a Iniesta como a Fábregas. Hasta entonces, nada.

    ResponderEliminar
  2. No cabe la menor duda de que Kaká ha mejorado, pero es que para superar su anterior estado de forma, con poco bastaba. La comparación con aquel balón de oro son más las necesidades de la selección brasileña (con qué poco convocó tambien a Ronaldiño)y las ganas de los madridistas de volver a ver al verdadero Kaká. Hablando de un modo general, ¿Por qué cuesta tanto trabajo dar las mismas oportunidades que se dan a fichajes decepcionantes, como a futbolistas que han demostrado una gran trayectoria durante años en equipos filiales?. Particularizando en el Madrid, ya se daría Granero con un canto en los dientes, si hubiera tenido las mismas oportunidades que Kaká. Y yo, particularmente pienso, que el Kaká balón de oro y de 67 millones, nunca volverá a jugar. aunque en algún momento nos deje detalles del gran jugador que fue.

    ResponderEliminar