miércoles, 19 de octubre de 2011

El Sevilla contesta a Mas y Duran i Lleida

La camiseta de la polémica / sevillafc.es
El Sevilla FC vuelve a ser noticia en Minuto 91 y no precisamente por algo positivo. Todos recordaremos las desafortunadas palabras de Artur Mas y de Duran i Lleida, con las que menospreciaban a los andaluces por su acento en el primer caso y por la supuesta desgana a la hora de trabajar y estudiar de algunas personas en el segundo. Desde luego, este tipo de declaraciones no se pueden consentir, sobre todo viniendo de autoridades políticas. A diario vemos que los puestos que ocupan muchos políticos españoles les vienen grandes. Es así y a la fuerza debemos aceptarlo.

El refranero español, sabio donde los haya, sostiene que “no hay mayor desprecio que el no hacer aprecio”. Si buscamos un poco más, también encontramos que “a palabras necias, oídos sordos”, “quien se pica, ajos come” o que “no ofende quien quiere, sino quien puede”. Este es el humilde consejo que les ofrezco a los dirigentes del Sevilla FC y de la Junta de Andalucía.
Ayer se conoció que el Sevilla FC saltará al césped del Camp Nou el próximo sábado con la inscripción “Orgullosos de Andalucía” en sus camisetas. Se trata de una iniciativa conjunta entre el propio club y el Gobierno de la Comunidad Autónoma. Aunque desde la web del club han intentado eludir toda relación de esta medida con las palabras de los políticos catalanes, a nadie se le escapa que esta es una respuesta a la ofensa recibida. ¿Realmente es necesario contestar de una manera tan institucional un agravio como ese? En mi opinión, de esta manera se aviva la llama de una polémica que debería ser apagada lo antes posible. El fútbol debe ser un espectáculo libre de todo matiz político. Es lo bueno que tiene y que tiene que tener. Como dijo Pedro Ruiz en relación al cine, pero que vale igual para este tema: lo bueno del fútbol es que durante dos horas, los problemas son de otros.
En España llevamos muchos años viendo proclamas políticas en las gradas de los estadios, sobre todo en los de alguna región con sectores nacionalistas. Esto, lamentablemente, termina generando violencia. Por eso no se puede continuar con este circo también desde las instituciones. No se debe usar el deporte como vehículo para ideas políticas. Lo único que se conseguirá con el lema de las camisetas será dar mayor notoriedad a las palabras de los políticos catalanes y el debate volverá a la palestra.

No hay comentarios :

Publicar un comentario