miércoles, 26 de octubre de 2011

El Barça se atasca

Xavi celebra el 0-1 contra el Granada / AFP
No seré yo uno de los que, a las primeras de cambio, se lance a pronosticar el tan ansiado por algunos “fin de ciclo” del F.C. Barcelona, que para eso ya está el fino ‘plumilla’ francés Frédéric Hermel, pero no voy a obviar el bajón de nivel que ha tenido el actual campeón de la Liga BBVA en el último mes, más concretamente desde que ganara al Atlético en el Camp Nou por 5-0.
La última muestra de este bajón blaugrana se produjo ayer en el partido disputado en Los Cármenes contra el Granada, en el que solo pudo marcar en una falta que Xavi puso fuera del alcance de Roberto. Esto, junto con el debut liguero de Isaac Cuenca, fueron los únicos hechos positivos en un encuentro de sensaciones extrañas. El primero, por ser el mejor, que hay que analizar es Messi: lento, individualista, fallón, cabizbajo. Para mi, este es el más relevante de todos los adjetivos en cuanto al rendimiento del astro argentino en los últimos partidos. Parece no divertirse, empeñado en conseguir tantos cuando, según sus propias palabras, “en el Barça hago goles sin querer”, y de eso es de lo que se tiene que dar cuenta. Leo acumula ya tres partidos seguidos sin marcar, lo cual, aunque no es ni mucho menos un drama, no deja de ser extraño. Messi debe reparar en que los goles, a pesar de ser importantes, no son lo esencial en su rendimiento para el equipo. Su toque, inteligencia para moverse entre líneas y capacidad de asociación, son la clave (junto con Xavi e Iniesta) que permite que el Barça llegue a la frontal del área con tanta facilidad y claridad de ideas para el remate. Seguramente estas palabras se queden en nada cuando en el próximo partido enchufe un par, pero es evidente que lleva una serie de tres partidos atascado tanto física como mentalmente.
Pero no es el único. Se echa de menos, con respecto al pasado año, la profundidad de Alves en banda derecha. El brasileño se ha caracterizado siempre por ser una locomotora por el carril blaugrana y un quebradero de cabeza para los entrenadores rivales. En pasadas jornadas Guardiola lo incluyó en su nuevo 3-4-3 como extremo derecho, recurso ya utilizado en anteriores campañas de manera puntual. En esta ocasión, el técnico de Santpedor pretendía darle continuidad. El  resultado: muy bueno en el 8-0 contra Osasuna y un error fatal en el empate a dos contra el Valencia, un partido en el que la banda derecha del Barça fue una autopista para Mathieu y Jordi Alba. En definitiva, menos velocidad que nunca en la banda derecha azulgrana.
Otro ejemplo del bajón es David Villa. A pesar de estar marcando con cierta regularidad, el asturiano parece aún desdibujado en el esquema del Barça. Se pasa el partido esperando el balón en el extremo izquierdo, recortando hacia dentro y dando el pase atrás. Sus diagonales van disminuyendo tanto en calidad como en cantidad. El Guaje debería plantearse aparecer más por la frontal, tocar una vez y desmarcarse. El juego rápido le favorece. Más le vale, porque sino Alexis, Thiago y Cuenca le van a ‘comer la tostada’.
Asimismo, me parece que, en el aspecto global, el ritmo en la circulación de balón ha bajado. Lo achaco a un bajón físico y a las lesiones de Iniesta y Cesc, además de que Thiago está disputando menos minutos de los que debería. El joven internacional español aporta mucha frescura en la medular y desborde cuando ve la oportunidad, pero a día de hoy no es titular indiscutible y en este momento de atasco general, él debe dar un paso adelante.
En definitiva, esta es la fase por la que creo que pasa el mejor equipo del mundo en la actualidad. Seguramente, un pequeño bache del que antes o después a base de juego y buenos resultados, como siempre han hecho.

1 comentario :

  1. Estoy de acuerdo, el Barça ha demostrado varias veces que puede salir del bache y recrearse madurando como equipo y ganar.

    Força Barça!!!!

    ResponderEliminar