lunes, 10 de octubre de 2011

Cristiano no hace oídos sordos

Cristiano Ronaldo ante los medios / O jogo
Si bien Cristiano Ronaldo ha cambiado (para bien) su actitud en los terrenos de juego durante el último año, ante los micrófonos no está logrando los mismos resultados. Sobre el césped se le ve más mesurado, evitando entrar al trapo en las continuas provocaciones de sus rivales, pero es ver un micrófono y se le suelta la lengua. La última rajada la protagonizó ayer, al ser preguntado por los gritos de “Messi, Messi” que se escucharon el pasado mes en Chipre durante el partido de Portugal y también en Zagreb, en Champions con el Madrid. El portugués respondió que son algunos “anormales” los que hacen eso y que “a quien le gusta el fútbol, le gusta Cristiano Ronaldo”. Esta es la segunda polémica de la temporada en torno a declaraciones del jugador luso, tras aquel famoso “porque soy guapo, rico y buen jugador, la gente me envidia”, tras ganar al Dinamo de Zagreb.
A CR7 le pitan durante todos los partidos. Sea en el estadio que sea, cada vez que coge un balón, el sonido de viento acompaña sus acciones. Por no hablar del número uno en las listas de cánticos: “Ese portugués, hijo puta es”. No obstante, resulta bastante llamativo el hecho de que él casi nunca se revele contra estos cánticos y sí que lo haya hecho ante los de “Messi, Messi”. Se ve que esto le hiere en lo más hondo. Una persona con el orgullo que tiene el portugués, no puede permanecer impasible ante un agravio como ese. Muchos sostienen que los insultos y las faltas de respeto van incluidos en sus astronómicos sueldos, pero yo no soy de esa opinión. No por cobrar asombrosas sumas de dinero se ha de estar dispuesto a ser vilipendiado constantemente. Son personas y tienen sentimientos, aunque a veces no lo recordemos.
Pero sí que es cierto que a sus veintiséis años, Ronaldo ya debería haber aprendido a hacer oídos sordos ante tan necias palabras. Debería saber que es en el campo donde mejor se responde a las ofensas, con el balón en los pies y marcando goles, que es lo que mejor sabe hacer. Tras el partido ante Chipre también afirmó que se pasa el año “callando a gente”, y así tiene que ser, pero siempre en el terreno de juego. Cuando responde con bravuconerías ante un micrófono, lo único que consigue es un deterioro de su imagen y con él, dar aliento a sus detractores. Es una lección sencilla que al crack le cuesta asimilar.

3 comentarios :

  1. Buena entrada, amigo. Tengo que añadir que, en mi opinión, los cánticos no están provocados porque CR sea "guapo, rico y buen jugador", sino porque la gente sabe de su inmenso ego. El público tiene constancia de que es el tipo de jugador que, en cualquier momento, puede responder con gestos a las provocaciones. Estas son las que encienden al resto de gente que no ha ido al estadio a insultar a nadie, y que me atrevería a decir que es la mayoría del estadio. En ese momento, el grupo de gilipollas descerebrados cuyo objetivo sí es el molestar, incordiar y faltar, ha conseguido que el resto de la afición también se encienda y se una a la "fiesta". Todo muy lamentable.
    Espero que Cristiano consiga pasar de esto algún día de una vez por todas, tanto dentro como fuera del estadio. Creo que será la única manera de apaciguar los ánimos, lo cual no deja de ser triste.
    Lo dicho, buen trabajo ;)

    ResponderEliminar
  2. Un futbolista dedica su vida a darle patadas a un balón, con dudoso acierto, y encima quiere que se le respete como al Presidente de Gobierno...., bueno, no es la mejor comparación. El mundo del fútbol es un espectáculo, y ahí entra todo, desde lo puramente deportivo, con sus sentimientos y su emotividad, hasta el otro extremo donde se situan la violencia, la crítica y los insultos, todo ello contemplado por un público de lo más variopinto. Por eso el fútbol mueve tanto público y dinero, y un profesional de verdad lo sabe y vive con ello. El que se ha metido en el mundo del fútbol profesional a vivir solo su parte agradable se equivoca, y éste se va a retirar pensando que cobra lo que cobra porque el mérito que tiene pegarle fuerte a una pelota es comparable a los premios nóbel de física o medicina, a los que por cierto nadie abuchea y cobran menos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Que CR7 da patadas a un balón con dudoso acierto? No puedo estar de acuerdo con esa afirmación. Cristiano con el balón en los pies, en ocasiones, es el número uno. Creo que eso es innegable.

    ResponderEliminar