lunes, 26 de septiembre de 2011

Semana de oro levantina

Ballesteros recrimina una acción a Cristiano Ronaldo / AP
En medio del debate sobre la bipolaridad de la Liga BBVA, aún hay equipos modestos que se resisten a caer en la mediocridad futbolística que domina la competición. Es el caso del líder, el Betis, y también del Levante. En el caso del equipo granota, aún con más brillo si cabe, ya que comenzó esta semana gloriosa con una victoria ante el todopoderoso Real Madrid.
Realmente, puede que estemos ante una de las mejores semanas del Levante en la máxima categoría del fútbol español. Tres partidos, nueve puntos. Impecable. El mejor de todos, marca que solo podría igualar el Betis, líder de la Liga BBVA aún perdiendo en su visita a Getafe esta noche (Canal+ Liga 2/Gol Tv, 21.00). El equipo de Juan Ignacio Martínez es uno de los cuatro equipos que permanecen invictos en la competición liguera, y se encuentra empatado a once puntos con el Barça. Sin duda, una situación impensable para los valencianos antes de empezar el torneo.
No obstante, los métodos del equipo para conseguir las victorias han sido objeto de críticas por parte de varios rivales, como los entrenadores de Madrid y Rayo, que han acusado a varios jugadores granotas de simular. El blanco de las iras, Sergio Ballesteros, el veterano defensa valenciano de 36 años que provocó la expulsión de Khedira ante los blancos y un penalty más que dudoso contra los de Vallecas. Y es que este es uno de esos jugadores que encandila a los aficionados de su equipo y enerva a sus rivales. Es capaz de recurrir a cualquier táctica, treta, artimaña o estrategia, legal o ilegal, que le sirva para sacar un mínimo ápice de ventaja para su equipo aunque le valgan la enemistad de sus compañeros de profesión.
No soy defensor de este tipo de conductas sobre un terreno de juego, pero puedo justificarlas en determinadas ocasiones. Cuando juegas en un equipo modesto como el Levante, el cual carece de jugadores determinantes (ojo, Barkero me parece un tío con calidad, pero está lejos de ser decisivo) me parece que este tipo de cosas son totalmente válidas para arañar puntos. Me explico: Khedira empuja claramente a Ballesteros. Es leve, no lo discuto, pero la acción del defensa valenciano la califico como una pillería, no como una conducta antideportiva, al igual que el penalty que provocó contra el Rayo Vallecano. Y las justifico, además de por el escaso potencial futbolístico del Levante, porque los granotas son uno de esos equipos a los cuales los árbitros les suelen deber unos cuantos puntos a final de la temporada. Menciones aparte merecen los actos habituales de Dani Alves y los últimos de Di María, los cuales son jugadores de talla mundial y no necesitan recurrir a esto para ser determinantes.
También me parece distinta la situación de Fernando Navarro que mi compañero Roberto Herrero ha descrito y opinado con brillantez en la entrada anterior. El zaguero sevillista increpa sin motivo aparente en un roce entre Spahic y Aduriz. Creo que no estaba defendiendo a su equipo, sino inmiscuyéndose en una trifulca en la que él no estaba de por medio metiendo baza y, posteriormente, pidiendo la expulsión de un modo, cuanto menos, cuestionable.
Para concluir, diré que sí, soy partidario de que cada uno utilice las armas a su alcance para sacar ventaja en un partido, pero, y a pesar de mi justificación de las acciones de Ballesteros, quiero reivindicar la figura de jugadores como Puyol y Raúl, ambos ejemplos de nobleza deportiva, una actitud en declive en la mayoría de equipos de fútbol actuales.

No hay comentarios :

Publicar un comentario