viernes, 16 de septiembre de 2011

Los leones se reinventan

Marcelo Bielsa en un entrenamiento / Marca.com
La que acaba de comenzar es una temporada importante para el Athletic de Bilbao. El equipo vizcaíno ha tomado un nuevo rumbo deportivo después de que Josu Urrutia resultara vencedor en las elecciones a la presidencia del club el pasado mes de julio, derrotando en las urnas al anterior máximo mandatario bilbaíno, Fernando García Macua. El cambio de dirigentes también conllevó el relevo del entrenador, en aquel momento el utrerano Joaquín Caparrós, que se disponía a comenzar su quinta temporada al frente del banquillo rojiblanco. La labor del andaluz fue intachable: consiguió clasificar al equipo para una final de la Copa del Rey (perdida contra el Barcelona) y también metió a los leones en la Europa League tras ocupar el sexto puesto en la Liga BBVA la pasada campaña. Pero el cambio de técnico, en este caso, iba más allá: tenía que suponer un vuelco en lo que había sido el juego practicado por el Athletic durante toda su historia, el fútbol directo, con casta y predomino de los centro al área como manera de atacar. Para ello, Urrutia apostó por el argentino Marcelo Bielsa, un entrenador muy particular y meticuloso, que se caracteriza por sacar el máximo rendimiento de los jugadores a los que entrena y cuyos equipos tienen el juego de toque como seña de identidad.
El Loco llegó a Bilbao dispuesto a reinventar el estilo de juego de un equipo con 113 años de historia y no le tembló el pulso a la hora de hacer los descartes: Pablo Orbaiz, capitán del Athletic, con el que había disputado hasta el momento más de trescientos partidos, fue el más sonado de ellos. En el capítulo de altas, un único nombre en el que están puestas muchas de las esperanzas vizcaínas: Ander Herrera, procedente del Zaragoza, y por el que se pagaron ocho millones y medio de euros. No obstante, para el Athletic, el mejor fichaje del año ha sido la hazaña de retener a su estrella, Fernando Llorente, por el cual el Tottenham hizo una oferta este verano.
La primera cita del año fue en la previa de Europa Ligue, donde los leones se tenían que jugar la clasificación ante el Trabzonspor turco. La ida, en San Mamés, acabó con empate a cero un Athletic incapaz de ganar a un conjunto que se quedó con diez jugadores en el minuto siete. Así pues, tocaba jugarse la clasificación en el infierno turco. Pero la suerte se alió con el conjunto vizcaíno. Después de un escándalo en la liga turca, el Fenerbahçe fue descalificado de la Champions y en su lugar entró el Trabzonspor. Así pues, el conjunto de Bielsa pasó exento a la fase de grupos de la Europa League.
En cuanto a la competición liguera, tras la huelga de futbolistas que obligó a suspender la primera jornada, el Athletic tuvo la oportunidad de estrenarse en la competición ante su público y contra un rival recién ascendido, el Rayo. Era la ocasión perfecta para convencer a la parroquia de San Mamés del cambio de estilo. Nada más lejos de la realidad. Fueron los madrileños los que dominaron gran parte del partido. Los de Bielsa mostraron apenas un puñado de pinceladas de lo que pueden llegar a conseguir, y una de ellas fue el gol de Iturraspe, que culminó una bonita jugada de toque de todo el conjunto bilbaíno. No obstante, el Athletic no fue capaz de mantener un nivel de juego constante y Movilla lo aprovechó para empatar.
Peor fue el resultado en la segunda jornada, donde el Athletic perdió a domicilio 2-1 contra el Espanyol. Los vizcaínos mostraron sus carencias defensivas, que Bielsa tendrá que solventar si quiere conseguir que su equipo sea competitivo.
A pesar de esto, creo que los aficionados del Athletic no deben perder la fe, ni mucho menos. Probablemente, estamos ante una de las generaciones con más talento del equipo vasco. Javi Martínez, Muniaín, Ander Herrera y De Marcos son los elegidos para consumar el estilo de toque en su equipo, y hacer de Llorente un ‘9’ aún mejor de lo que es. Hay talento de sobra para definir el nuevo estilo y ser un equipo con obligaciones europeas. Para nada supone dar la espalda a la historia del club. La Catedral va a seguir viendo fútbol directo cuando su equipo lo necesite. El toque es un recurso más para dar un salto de calidad al bloque.
De lo que puede ser capaz el nuevo Athletic de Bielsa tenemos la muestra de la media hora casi perfecta que jugaron los de Bielsa en el partido de Europa League ante el Slovan de Bratislava. Susaeta y Muniain refrendaron la superioridad de los leones con sendos goles que dieron los tres puntos al equipo vasco.
Por tanto, hay que tener paciencia para ver hasta dónde puede llegar este magnífico grupo de jugadores comandados por un técnico con las ideas muy claras. Solo hay que recordar que los dos primeros partidos de Guardiola en el Barça fueron una derrota y un empate, igual que el Athletic actual. Veremos cómo son capaces de acoplarse al nuevo estilo.

1 comentario :

  1. Han pasado un par de partidos mas desde este escrito, y nada nuevo. El juego no disgusta, aunque desde mi opinion, todo lo que no haga muniain es darle centros a llorente borrando todo el juego desplegado en el medio campo, vamos! que mucho tocar pero pasan de 2/3 del campo y acaba en un centro o algun destello de muniain. Tambien es cierto que los porteros han echo magnificas actuaciones contra el athletic, por lo que nos amparamos en el toque y los tiros. Lo de el "LOCO" Bielsa lo empiezan a entender los aficinados del athletic, sobre todo por sus alineaciones. Ahora se le a ocurrido la idea de jugar con 3 centrales y 2 laterales mas centrados en el ataque, lo mejor de esto es que esa nueva idea a sustituido a la anterior de colocar a Javi Martinez de central, en mi opinion...muy equivocado mas que sabiendo que puede aportar mucho mas en tecnica y orden de juego mas que en limitarse a defender. quien sabe...puede acabar LLorente de central tambien por su altura, o muniain de portero por su rapidez. Aunque no nos fiemos mucho de este tipo...seguimos confiando en que al athletic solo le hace falta un poco de suerte y abrir la lata de una. Un abrazo Javi!

    ResponderEliminar