martes, 27 de septiembre de 2011

Lavezzi es el peligro napolitano

Ezequiel Lavezzi celebrando un gol con el Nápoles / El Universal
La sexta jornada de liga acaba y los equipos españoles se vuelven a poner sus mejores galas para afrontar de nuevo el calendario de Champions. Todos enfrentan esta segunda jornada de grupos con sensaciones muy diferentes. Mientras que el Real Madrid buscará consolidar su primer puesto tras la victoria ante el Dinamo de Zagreb, los otros tres equipos: Barcelona, Valencia y Villarreal, acogen sus respectivos partidos con la necesidad de sus primeros tres puntos esta temporada en Liga de Campeones.
El sorteo de grupos que pondría nombre a los rivales de los equipos españoles, dejó el Grupo A como claro Grupo de la Muerte en el que, desafortunadamente, quedaba situado el Villarreal. Dos cocos como el Bayern de Munich, finalista de la Champions que ganó el Inter de Mourinho en la 2009-2010, y el Manchester City de Silva y el Kun Agüero, más que posible candidato a arrebatar la supremacía de sus vecinos del Manchester United en la Premier League. A ellos se les sumaba un Nápoles que venía de dar la sorpresa la temporada pasada al meterse en puestos europeos. Su tercer puesto por delante de clásicos de competiciones europeas como Roma o Juve le permite codearse este año con lo mejor del viejo continente como una recompensa más que justa al gran campeonato realizado.
Mucha culpa de estos logros la tiene un jugador que para muchos es desconocido pero que entre sus botas atesora una enorme calidad: Ezequiel Lavezzi. El jugador de Santa Fe ha sido desde su llegada a Nápoles en 2007 uno de los rostros destacados en las filas y en el juego, cada vez de mayor exigencia, del club del sur de Italia. A pesar de no contar con el renombre de jugadores argentinos que militan en Europa como Messi, Agüero o Tévez, “el Pocho” Lavezzi es todo un estandarte en su equipo y, más aún, en el Calcio. Prueba de ello es la renovación hasta 2015 con la que el presidente del club, Aurelio de Laurentiis, blindó a su jugador para evitar posibles intentonas por ficharle de los grandes de la Serie A y de otras ligas europeas. Toda esta responsabilidad sumada al sueño europeo con el que este año cuenta el Nápoles hacen de esta temporada una temporada ambiciosa para el 22. Veamos las armas que el submarino amarillo emplea para parar a la perla oculta de Argentina.

No hay comentarios :

Publicar un comentario