jueves, 1 de septiembre de 2011

La vida sigue igual

Francisco Roig, presidente del Villarreal / periodistadigital
El lunes acabó la tan deseada primera jornada de la Liga BBVA con el que se presuponía como el partido estrella, el Barça-Villarreal, donde el vigente campeón se estrenaba ante uno de los equipos españoles de Champions, un equipo a priori fuerte y con un juego similar al de los azulgrana. Los buenos encuentros que el conjunto castellonense venía realizando en el Camp Nou en los últimos años hacían presagiar un partido vibrante e igualado, pero nada más allá de la realidad. Con una  alineación novedosa, con solo un defensa puro (Abidal), y un 3-4-3 bastante arriesgado, los de Guardiola bailaron primero y arrollaron sin piedad después a un Villarreal irreconocible e indigno, por lo mostrado en este partido, de su plaza en la máxima competición continental, endosándole una ‘manita’. Thiago, Fábregas, Alexis y Messi, en dos ocasiones, dejaron patente que el campeón ha empezado con ganas de guerra, además de confirmar, al resto de los equipos de la Liga BBVA y a todos los espectadores de la misma, que la vida sigue igual.
Y es que el domingo, el Real Madrid había aplastado al Zaragoza a domicilio haciéndole un set en blanco y mostrando una superioridad técnica, táctica y física portentosa. Cristiano Ronaldo(3), Marcelo, X. Alonso y Kaka’ hicieron los goles de un Madrid sinfónico, perfecto en todas sus líneas. En definitiva, dos bailes de los grandes en apenas 24h, lo cual hace presagiar a todos, ya en la primera jornada, la bipolaridad total de la competición y la eliminación del debate de la tercera vía. Ya todos damos por hecho un duelo único entre los dos gigantes del fútbol español.
Muchas han sido las reacciones después de esta demostración de poder de Real Madrid y Barça. La primera llegó por parte de Francisco Roig, presidente del Villarreal, instantes después de ser goleado. El máximo mandatario castellonense se limitó a decir verdades como templos en lo que se refiere al reparto del pastel televisivo, por el cual los dos grandes de nuestro fútbol se llevan la mejor parte, y llegó a decir textualmente: “o esto cambia, o nos cargamos la Liga”, dando a entender que este reparto desigual del dinero provoca la gran diferencia entre Real Madrid y Barça con el resto. Nada que decir en contra de sus manifestaciones, lo único que se le puede achacar es el momento de hacerlas, justo después de ser goleado por el Barcelona.
Otra de las reacciones, en Twitter, donde el discurso de Roig tuvo gran calado, con la creación del hashtag #ligademierda. También por parte de José María del Nido, que se ha erigido en el líder del grupo de resto de equipos, que manifestó que “nuestra liga no es la mayor porquería de Europa, sino la del mundo”. Las contestaciones no se han hecho esperar: Zubizarreta, Xabi Alonso y Sergio Ramos, el más contundente, que ha venido a decir que “si no le gusta esta Liga, que se busque otra”. Y olé. El de Camas no para de liarla, ya sea con las manos, los pies o la boca. Puedes tener una opinión diferente, por supuesto, pero se detecta un puntito de rencor hacia su ex presidente.
Lo cierto es que, por detrás de Barça y Madrid, no aparece ningún equipo que les pueda plantar cara. El Valencia, tercero en la pasada Liga, sufrió lo indecible para doblegar al Racing, un equipo con lo justo, por 4-3 en Mestalla. El Sevilla, por su parte, consiguió la victoria ante el Málaga con un justo 2-1. Y del Atlético poco se puede decir: buenas intenciones y poco gol, y empate a 0 frente a Osasuna delante de su parroquia.
A mí esto me hace pensar en una revolución en la competición. Esta situación no viene desde hace poco tiempo, ya lleva vigente varias temporadas, y cada temporada se agrava un poco más. El techo salarial, a lo NBA, parece una utopía más que algo palpable. También se habla de una Liga Europea en la que esté presentes los mejores equipos del continente, lo cual llevaría a que la Champions perdiera valor, lo que sería una verdadera lástima. Lo más factible parece un plante de los clubes de la Liga BBVA, todos excepto Madrid y Barça, claro está. Lo que sí se percibe es que cada uno tiene una solución a este conflicto. ¿Cuál es la vuestra?

No hay comentarios :

Publicar un comentario