viernes, 9 de septiembre de 2011

El Valencia de Emery ante su primer match ball

Pablo Piatti en su presentación / Marca
Vuelve el fin de semana y con el la Liga. El momento más deseado para los amantes del fútbol se empieza a vislumbrar en el horizonte. Por fin, la rutina diaria deja paso al tiempo libre y, como no, al disfrute futbolístico.
Esta jornada 3 del campeonato liguero, aunque realmente se haya jugado solo un partido de liga debido a los dimes y diretes de la AFE y la LFP, viene cargada de regalos. Partidos como el que enfrenta al Real Madrid con el Getafe refresca la memoria de todos los derbis madrileños cargados de tensión atrasada y cuentas pendientes entre estos dos equipos. Todos recordamos el breve pero intenso encuentro entre Pepe y Casquero que acabó con un gol de Higuain que le dio la victoria a los blancos en el último minuto de partido. Otro partido de gran trascendencia es el que enfrenta al Valencia con el Atlético de Madrid. El equipo ché ve en este enfrentamiento una primera bola de partido. Ganar a un rival directo a puestos Champions como es el Atlético de Madrid supondría un plus de motivación para encarar esta liga que está empezando. Ambos equipos cuentan en sus vitrinas con títulos que hablan de la importancia de estos dos clubes en la historia de la Liga.
El conjunto de Unai Emery, posiblemente, haya sido uno de los que más y mejor se ha reforzado y menos ha perdido en el recién finalizado mercado de fichajes. A las ausencias de David Navarro, César o Joaquin se le sumó casi a última hora, de manera oficial, la marcha de Mata y la del joven Isco al que seguramente vean de vuelta los aficionados valencianistas debido a la gran proyección (solo tiene 19 años) y calidad del joven malagueño. Poco pierde y mucho gana para apuntalar un ataque que es pura dinamita. A jugadores como Soldado, 25 goles la anterior campaña, Pablo Hernández o Aduriz hay que sumarle las caras nuevas de esta temporada que darán ese plus de calidad que le hace falta al Valencia para devolver a su afición aquel equipo de títulos. Jóvenes promesas como Dani Parejo y Sergio Canales, que han demostrado de lo que son capaces en sus anteriores equipos, un portero como Diego Alves que ha dado garantía de ser firme candidato al Trofeo Zamora, el francés Rami, consolidado central en todos los equipos en los que ha jugado de la liga francesa o Pablo Piatti, un argentino que ya ha dado muestras de su enorme calidad, la cual hará que los equipos que no dieron todo por ficharle este verano se echen las manos a la cabeza.
Todo ello acompañado de un gran entrenador que encara su cuarta temporada al frente del conjunto valencianista y del cual se esperan muchas alegrías. En su libreta y en el juego de sus jugadores se albergan las esperanzas de que el “campeón de la liga terrenal” sea quien ponga en peligro el liderazgo de la Liga de las Galaxias.

No hay comentarios :

Publicar un comentario